Citas Sorprendidos

Citas Sorprendidos: Detrás de cada hombre exitoso hay una madre-en-ley sorprendidos -Voltaire


Citas Sorprendidos: Vamos todos a pretender que estamos sorprendidos de que un jugador de fútbol profesional comprometido violencia asocial.


vamos-todos-a-pretender-que-sorprendidos-que-jugador-fútbol-profesional-comprometido-violencia-asocial
Citas Sorprendidos: Tome el juego sin agendas preestablecidas y es probable que te salen sorprendidos por sus esfuerzos generales.


tome-juego-agendas-preestablecidas-y-probable-que-te-salen-sorprendidos-esfuerzos-generales
Citas Sorprendidos: Uno de los regalos más valiosos y beneficiosos que podemos dar a nosotros mismos en esta vida: es permitirnos ser sorprendidos


uno-regalos-más-valiosos-y-beneficiosos-que-dar-a-mismos-vida-permitirnos-sorprendidos
Citas Sorprendidos: Sociedad enseña chicos no llorar o mostrar sus sentimientos, entonces actúan sorprendidos cuando algunos hombres actúan sin corazón.


sociedad-enseña-chicos-no-llorar-o-mostrar-sentimientos-actúan-sorprendidos-hombres-actúan-corazón
Citas Sorprendidos: Cuando se consigue bueno en vivir sus momentos presentes un día a la vez, se verá a sí mismo cambiando delante de sus propios ojos sorprendidos. -Anita Moorjani


cuando-se-bueno-vivir-momentos-presentes-día-a-vez-se-verá-a-sí-mismo-cambiando-delante-propios-ojos-sorprendidos
Citas Sorprendidos: No me gusta cuando las personas saben que tienen cucarachas, pero luego actúan sorprendidos cuando ven a uno mientras que la compañía ha terminado... 'EY! De dónde viene eso ? '


Citas Sorprendidos: Es triste que nos hemos acostumbrado tanto a un mal servicio que estamos sorprendidos cuando nos dan un buen servicio.


es-triste-que-hemos-acostumbrado-tanto-a-mal-servicio-que-sorprendidos-dan-buen-servicio
Citas Sorprendidos: Siendo la otra mujer y la deja para ti, entonces te deja para otro y que son sorprendidos. Cryptic lo sé.


Citas Sorprendidos: Hay personas a quienes la suerte les llega como por accidente, y son ellos los primeros sorprendidos y consternados. Luego, empero, vuelven hacia sí sus ojos y se reconocen dignos de su buena estrella. -Jean de La Bruyère