Citas Insospechados

Citas Insospechados: El valor se encuentra en los lugares más insospechados.


el-se-encuentra-lugares-más-insospechados
Citas Insospechados: El sexo paga muy bien; es la mejor paga. te esperan muchos placeres insospechados: ¡tómalos! -Anónimo


Citas Insospechados: La ira no es mala, ¡nunca!; es el manejo que hacemos de ella. seamos sabios al manejar nuestra ira, para que esta se convierta en un puente a insospechados universos. -Anónimo


la-ira-no-mala-nunca-manejo-que-ella-seamos-sabios-al-manejar-nuestra-ira-que-se-convierta-puente-a-insospechados-universos
Citas Insospechados: Solíamos salir a la calle con la certeza de un feliz retorno. nuestra preocupación se centraba en nimiedades. hoy, la salida nos enfrenta a peligros insospechados, temores a los cuerpos policiales, a la injusticia y, al final, a nuestra propia sombra -Samuel Akinin


Citas Insospechados: El lenguaje del amor nos permite acercarnos a otras personas a niveles insospechados. lamentablemente eso per sé, no es garantía de entendimiento, lo que nos obliga a tratar de comprender al otro a teniendo en cuenta que además del amor, la convivencia es la herramienta que puede adherir a dos corazones. samuel akinin levy -Samuel Akinin Levy


Citas Insospechados: Alguna vez sé que amé, lo hice intensamente. recuerdo con gusto, el mirar a mi pareja dormir y admirar sus sueños. alguna vez fui mimado a extremos insospechados. alguna vez fui en la vida de alguien el ser más importante. alguna vez, ausente, quise tener alas para volar a su encuentro. alguna vez sus palabras eran mi melodía preferida. alguna vez espero vuelva a repetir estas experiencias que enriquecieron mi alma. -Samuel Akinin


Citas Insospechados: Por un instante, el corazón de Ana aceleró su ritmo y por vez primera no pudo sostener la mirada de Gilbert, mientras se teñían de rojo sus pálidas mejillas. Era como si se hubiera alzado un velo en su conciencia, revelándole sentimientos y realidades insospechados. Quizá, después de todo, el romance no llegaba con pompa y esplendor, como un caballero andante; quizá se deslizaba a nuestro lado calladamente como un viejo amigo; quizá se revelaba en prosa, hasta que una repentina iluminación que recorría sus páginas traicionaba el ritmo y la música; quizá el amor se desprendía naturalmente de una hermosa amistad, cual una rosa de corazón dorado de su tallo. -Lucy Montgomery