Y no hay mayor enemigo que nuestro propio deseo.


y-no-hay-mayor-enemigo-que-nuestro-propio-deseo
francisco de rojas zorrillanohaymayorenemigoquenuestropropiodeseoy nono hayhay mayorenemigo queque nuestronuestro propiopropio deseoy no hayno hay mayorhay mayor enemigomayor enemigo queenemigo que nuestroque nuestro propionuestro propio deseoy no hay mayorno hay mayor enemigohay mayor enemigo quemayor enemigo que nuestroenemigo que nuestro propioque nuestro propio deseoy no hay mayor enemigono hay mayor enemigo quehay mayor enemigo que nuestromayor enemigo que nuestro propioenemigo que nuestro propio deseo

El mayor enemigo de la libertad individual es el propio individuo.
el-mayor-enemigo-libertad-individual-propio-individuo
El mayor de nuestros enemigos suele ser nuestro propio carácter.
el-mayor-nuestros-enemigos-suele-nuestro-propio-carácter