Uno de los mayores consuelos de esta vida es la amistad, y el más suave placer de la amistad, el tener a alguien a quien comunicar un secreto


uno-mayores-consuelos-vida-amistad-y-más-suave-placer-amistad-a-alguien-a-comunicar-secreto
beatriz sanchez valmayoresconsuelosvidaamistadmssuaveplaceralguiencomunicarsecretolos mayoresmayores consuelosconsuelos deesta vidavida esla amistadel másmás suavesuave placerplacer dela amistadquien comunicarcomunicar unun secretode los mayoreslos mayores consuelosmayores consuelos deconsuelos de estade esta vidaesta vida esvida es laes la amistady el másel más suavemás suave placersuave placer deplacer de lade la amistadtener a alguienalguien a quiena quien comunicarquien comunicar uncomunicar un secretouno de los mayoresde los mayores consueloslos mayores consuelos demayores consuelos de estaconsuelos de esta vidade esta vida esesta vida es lavida es la amistady el más suaveel más suave placermás suave placer desuave placer de laplacer de la amistadel tener a alguiena alguien a quienalguien a quien comunicara quien comunicar unquien comunicar un secretouno de los mayores consuelosde los mayores consuelos delos mayores consuelos de estamayores consuelos de esta vidaconsuelos de esta vida esde esta vida es laesta vida es la amistady el más suave placerel más suave placer demás suave placer de lasuave placer de la amistadtener a alguien a quiena alguien a quien comunicaralguien a quien comunicar una quien comunicar un secreto

Uno de los mayores consuelos de esta vida es la amistad, y uno de los mayores consuelos de la amistad es tener a quien confiar un secreto.La amistad es tener a alguien en quien puedas confiarLos verdaderos amigos se preocupan lo suficiente como para intentar corregir el uno al otro sin tener que sentirse mal. Saber quién es digno de su amistad.La amistad es para comprar solamente por amistad. Un hombre puede tener autoridad sobre los demás, pero nunca puede tener sus corazones sino dando su propia.Una de las alegrías de la amistad es saber en quien confiar un secreto.La grandeza de la amistad radica no en tomarse de la mano, ni sonreír ni en la alegría que produce. Sino en la inspiración espiritual que surge cuando se descubre que alguien más cree en uno y está dispuesto a confiar.