Una dieta vegetariana nos proporciona energía pacífica y amorosa, y no sólo a nuestro cuerpo; sino, sobre todo, a nuestro espíritu.


una-dieta-vegetariana-proporciona-energía-pacífica-y-amorosa-y-no-só-a-nuestro-cuerpo-sino-a-nuestro-espíritu
dietavegetarianaproporcionaenergíapacíficaamorosanosólonuestrocuerposinoespírituuna dietadieta vegetarianavegetariana nosnos proporcionaproporciona energíaenergía pacíficapacífica yy amorosay nono sólonuestro cuerponuestro espírituuna dieta vegetarianadieta vegetariana nosvegetariana nos proporcionanos proporciona energíaproporciona energía pacíficaenergía pacífica ypacífica y amorosay no sólosólo a nuestroa nuestro cuerpoa nuestro espírituuna dieta vegetariana nosdieta vegetariana nos proporcionavegetariana nos proporciona energíanos proporciona energía pacíficaproporciona energía pacífica yenergía pacífica y amorosano sólo a nuestrosólo a nuestro cuerpouna dieta vegetariana nos proporcionadieta vegetariana nos proporciona energíavegetariana nos proporciona energía pacíficanos proporciona energía pacífica yproporciona energía pacífica y amorosay no sólo a nuestrono sólo a nuestro cuerpo

Nunca mojes tu pan en la sangre de los animales ni en las lágrimas de tus semejantes. Una dieta vegetariana nos proporciona energía pacífica y amorosa y no sólo a nuestro cuerpo sino sobre todo a nuestro espíritu. Mientras los hombres sigan masacrando y devorando a sus hermanos los animales reinará en la tierra la guerra y el sufrimiento y se matarán unos a otros, pues aquel que siembra el dolor y la muerte no podrá cosechar ni la alegría, ni la paz ni el amor.El verdadero amor no se limita a llenar nuestro corazón, que fluya en todo nuestro cuerpo y el alma y nos hace felices.Solo somos números, nuestro nombre nunca cuenta: nuestra tarjeta de identidad nos identifica con un número, y nuestro pase de conducción también; en el banco somos el número de la cuenta o del crédito que adeudamos; en la universidad o el trabajo el número del código que nos asignaron al ingresar ; en el estadio o el concierto el número de nuestro boleto; en las clínicas o la seguridad el número de nuestro carnet; solo entre nuestros amigos o en el hogar nos conocen por nuestro verdadero nombre.Siento que el progreso espiritual nos demanda el que dejemos de matar y comer a nuestros hermanos, criaturas de Dios, y sólo para satisfacer nuestros pervertidos y sensuales apetitos. La supremacía del hombre sobre el animal debería de demostrarse no sólo avergonzándonos de la bárbara costumbre de matarlos y devorarlos sino cuidándolos, protegiéndolos y amándolos. No comer carne constituye sin la menor duda una gran ayuda para la evolución y paz de nuestro espíritu.Las tres cosas que debemos cuidar: nuestro cuerpo, nuestro tiempo, y nuestro dinero.U2 es una especie originaria... hay colores y sentimientos y el terreno emocional que nos ocupamos de que es nuestro y sólo nuestro.