Todas las posibilidades del universo esperan en el hombre; como el árbol espera en su semilla.


todas-posibilidades-del-universo-esperan-hombre-árbol-espera-semilla
sri aurobindotodasposibilidadesdeluniversoesperanhombrerbolesperasemillatodas laslas posibilidadesposibilidades deldel universouniverso esperanesperan enel hombreel árbolárbol esperaespera ensu semillatodas las posibilidadeslas posibilidades delposibilidades del universodel universo esperanuniverso esperan enesperan en elen el hombrecomo el árbolel árbol esperaárbol espera enespera en suen su semillatodas las posibilidades dellas posibilidades del universoposibilidades del universo esperandel universo esperan enuniverso esperan en elesperan en el hombrecomo el árbol esperael árbol espera enárbol espera en suespera en su semillatodas las posibilidades del universolas posibilidades del universo esperanposibilidades del universo esperan endel universo esperan en eluniverso esperan en el hombrecomo el árbol espera enel árbol espera en suárbol espera en su semilla

No matéis, ni comáis la carne de vuestra inocente presa, no sea que os convirtáis en esclavos de Satán. Pues ese es el camino de los sufrimientos y conduce a la muerte. (...) Obedeced, por tanto, las palabras de Dios: Ver las cosas en la semilla, eso es el genio.,Derivada a partir de la fuente original: Tao Te King, cap. LXIV,Prevenir antes de que suceda,,y ordenar antes de que aparezca el desorden.,El árbol que un hombre casi no puede abrazar,,nació de un tallo fino como un cabello [“de una semilla“, en algunas traducciones].,Una torre de nueve pisos,,empezó siendo un montículo de tierra.,Un viaje de mil leguas,,empieza con un solo [el primer] paso.Quizás soy un poco como ese hombre en el árbol de la ejecución, a la espera de una respuesta.Dicen que todas las cosas buenas vienen a aquellos que esperan. Lo que no dicen es la cantidad de basura que tiene que ir a través, mientras que su espera !!La sangre del patriota es la semilla del árbol de la libertad.Ni busco ni necesito la conmiseración; las espinas que recojo son del árbol que yo mismo planté. ellas me han herido, y sangro. yo debí saber qué fruto había de brotar de tal semilla