Teméis todas las cosas como mortales y todas las deseáis como inmortales


teméis-todas-cosas-mortales-y-todas-deseáis-inmortales
sénecateméistodascosasmortalesdeseisinmortalesteméis todastodas laslas cosascosas comocomo mortalesmortales yy todastodas laslas deseáisdeseáis comocomo inmortalesteméis todas lastodas las cosaslas cosas comocosas como mortalescomo mortales ymortales y todasy todas lastodas las deseáislas deseáis comodeseáis como inmortalesteméis todas las cosastodas las cosas comolas cosas como mortalescosas como mortales ycomo mortales y todasmortales y todas lasy todas las deseáistodas las deseáis comolas deseáis como inmortalesteméis todas las cosas comotodas las cosas como mortaleslas cosas como mortales ycosas como mortales y todascomo mortales y todas lasmortales y todas las deseáisy todas las deseáis comotodas las deseáis como inmortales

No hay que prestar atención a quienes nos aconsejan, so pretexto de que somos hombres, no pensar más que en las cosas humanas y, so pretexto de que somos mortales, renunciar a las cosas inmortales -Aristóteles
no-hay-que-prestar-atención-a-quienes-aconsejan-so-pretexto-que-hombres-no-pensar-más-que-cosas-humanas-y-so-pretexto-que-mortales-renunciar
El mundo es muy diferente ahora. Porque el hombre tiene en sus manos mortales el poder de abolir todas las formas de pobreza humana, y todas las formas de vida humana.
el-mundo-diferente-ahora-porque-hombre-manos-mortales-abolir-todas-formas-pobreza-humana-y-todas-formas-vida-humana