Somos ese ser. Los dos nos hemos perdido a nosotros mismos y hemos creado otra cosa, algo que sólo existe como la unión entre los dos. Dios mío, estamos enamorados. De la manera más profunda que es posible enamorarse.


somos-ese-los-hemos-perdido-a-mismos-y-hemos-creado-otra-cosa-algo-que-só-existe-unión-dios-mío-enamorados-de-manera-más-profunda
robert james walleresehemosperdidomismoscreadootracosaalgoquesóloexisteunióndiosmíoenamoradosmaneramsprofundaposibleenamorarsesomos eseese sernos hemoshemos perdidonosotros mismosmismos yy hemoshemos creadocreado otraotra cosaalgo queque sólosólo existeexiste comola uniónunión entredios míoestamos enamoradosla maneramanera másmás profundaprofunda queque eses posibleposible enamorarsesomos ese serdos nos hemosnos hemos perdidoperdido a nosotrosa nosotros mismosnosotros mismos ymismos y hemosy hemos creadohemos creado otracreado otra cosaalgo que sóloque sólo existesólo existe comoexiste como lacomo la uniónla unión entreunión entre losde la manerala manera másmanera más profundamás profunda queprofunda que esque es posiblees posible enamorarse

Hemos llegado sin darnos cuenta a pensar o creer que a alguien le pertenecemos o que la otra persona por ende nos pertenece. y es que por la manera en que hemos sido educados, nuestros padres sembraron en nosotros un gran sentido de pertenencia. ahora bien, al despertar de esta utopía nos encontramos que lo único verdaderamente nuestro, somos nosotros mismos. al dar cabida a esta realidad permitimos y nos permiten ser libres. libres para poder escoger a una amiga, una amante, una compañera o todLos virus de computadoras deberían ser considerados como vida. Pienso que esto dice algo acerca de la naturaleza humana, que la única forma de vida que hemos creado es puramente destructiva. Hemos creado una forma de vida a nuestra imagen y semejanza.Hasta donde hemos perdido la creencia, hemos perdido la razón. Ambos tienen la misma condición autoritaria y primaria. Ambas constituyen métodos de prueba que, a su vez, no admiten ser probados. Y en el acto de aniquilar la idea de la autoridad divina, damos al traste con aquella autoridad humana de que no podemos dispensarnos ni aún para decir que dos y dos son cuatroNos estamos convirtiendo en los servidores de pensamiento, como en la acción, de la máquina que hemos creado para servirnosMañana no es seguro, así que cuenta hoy en día como la mejor manera posible, porque no hay excusa de ser el ocio, es una elección que hemos hacer por nosotros mismos!Para penetrar cómo puede ser cualquier hombre, no necesitamos salir de nosotros; miremos cómo somos y cuáles hemos sido o querido ser muchas veces, y veremos cómo e posible que sean los demás.