Sin una idea superior no pueden subsistir ni un hombre ni una nación. y sólo una idea superior hay en este mundo: la idea de la inmortalidad del alma humana. todos los otros ideales superiores en los que puede fundamentar su vida el hombre, surgen nada más que de esta idea.


sin-idea-superior-no-subsistir-ni-hombre-ni-nación-y-só-idea-superior-hay-este-mundo-idea-inmortalidad-del-alma-humana-todos-otros
dostoyevskiideasuperiornosubsistirnihombrenaciónsólohayestemundoinmortalidaddelalmahumanatodosotrosidealessuperioresquefundamentarvidahombresurgennadamsideauna ideaidea superiorno puedenpueden subsistirsubsistir nini unun hombrehombre nini unauna nacióny sólosólo unauna ideaidea superiorhay enen esteeste mundola ideaidea dela inmortalidadinmortalidad deldel almaalma humanatodos loslos otrosotros idealesideales superioressuperiores enlos queque puedepuede fundamentarfundamentar susu vidavida elel hombresurgen nadanada másmás queque deesta ideasin una ideauna idea superioridea superior nosuperior no puedenno pueden subsistirpueden subsistir nisubsistir ni unni un hombreun hombre nihombre ni unani una nacióny sólo unasólo una ideauna idea superioridea superior haysuperior hay enhay en esteen este mundola idea deidea de lade la inmortalidadla inmortalidad delinmortalidad del almadel alma humanatodos los otroslos otros idealesotros ideales superioresideales superiores ensuperiores en losen los quelos que puedeque puede fundamentarpuede fundamentar sufundamentar su vidasu vida elvida el hombresurgen nada másnada más quemás que deque de estade esta idea

Una idea es más poderoso que una opinión. Sin una idea de la raza humana dejaría de existir. Debido a que una idea se convierte en la solución a un problema.Una idea que se desarrolla y se pone en acción es más importante que la idea de que existe sólo como una idea.Puede ponerse en forma más problemas con una buena idea que una mala idea, ya que olvidar que la buena idea tiene límites.Otra de las razones por las que los seres humanos se aferran a la idea de un dios todopoderoso y una vida ultraterrena es que, unos más y otros menos, casi todos sospechan que si aquella idea desapareciera y se instalara como una verdad científica inequívoca que dios no existe y la religión no es más que un embeleco desprovisto de sustancia y realidad, sobrevendría, a la corta o a la larga, una barbarización generalizada de la vida social, una regresión selvática a la ley del más fuerte y la conUn hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfaUn hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa.