Si no puedes con tu enemigo, al menos, y siempre, éste podrá ser tu maestro; y tu enemigo, muy a su pesar, no podrá evitarlo. tal vez tu enemigo se salga con la suya; pero tú serás más listo, pues habrás aprendido una lección.


si-no-puedes-tu-enemigo-al-menos-y-siempre-éste-podrá-tu-maestro-y-tu-enemigo-a-pesar-no-podrá-evitarlo-tal-vez-tu-enemigo-se-salga-suya
anónimonopuedestuenemigoalmenossiempreéstepodrmaestropesarevitarlotalvezenemigosesalgasuyasersmslistopueshabrsaprendidolecciónsi nono puedespuedes concon tutu enemigoal menosy siempreéste podrápodrá serser tutu maestroy tutu enemigosu pesarno podrápodrá evitarlotal vezvez tutu enemigoenemigo sese salgasalga conla suyatú serásserás másmás listopues habráshabrás aprendidoaprendido unauna lecciónsi no puedesno puedes conpuedes con tucon tu enemigoéste podrá serpodrá ser tuser tu maestroy tu enemigoa su pesarno podrá evitarlotal vez tuvez tu enemigotu enemigo seenemigo se salgase salga consalga con lacon la suyapero tú serástú serás másserás más listopues habrás aprendidohabrás aprendido unaaprendido una lección

Si no puedes con tu enemigo; por lo menos éste se convertirá en tu maestro. nada se desperdicia. valora a tu enemigo, aunque no lo defiendas. un enemigo te puede ofrecer lecciones de vida ¡impagables!, no disponibles en ninguna otra parte.Se dice que nuestro enemigo es nuestro mejor maestro. al estar con un maestro podemos aprender la importancia de la paciencia, control y tolerancia, la verdadera práctica surge al encontrarnos con un enemigo.Si no es más inteligente que tú, nunca podrá ser tu enemigoPodrá nublarse el sol eternamente, podrá secarse en un instante el mar; podra romperse el eje de la tierra como un debil cristal. ¡todo sucederá! podrá la muerte cubrirme con su funebre crespón; pero jamás en mi podrá apagarse la llama de tu amor.Podrá nublarse el sol eternamente; podrá secarse en un instante el mar; podrá romperse el eje de la tirra como un débil cristal. ¡todo sucederá! podrá la muerte cubrirme con su fúnebre crespón; pero jamás en mí podrá apagarse la llama de tu amor.El día que no tengas necesidad de responder a una agresión con otra agresión; ese día, por fin, y sólo entonces, habrás derrotado a tu enemigo, pues te habrás conquistado a ti mismo.