Si es imposible salvar lo que la fortuna nos arrebata, la paciencia nos enseña a reirnos de la herida


si-imposible-salvar-que-fortuna-arrebata-paciencia-enseña-a-reirnos-herida
w. shakespeareimposiblesalvarquefortunaarrebatapacienciaenseñareirnosheridaes imposibleimposible salvarsalvar lolo queque lala fortunafortuna nosnos arrebatala pacienciapaciencia nosnos enseñareirnos dela heridasi es imposiblees imposible salvarimposible salvar losalvar lo quelo que laque la fortunala fortuna nosfortuna nos arrebatala paciencia nospaciencia nos enseñaenseña a reirnosa reirnos dereirnos de lade la heridasi es imposible salvares imposible salvar loimposible salvar lo quesalvar lo que lalo que la fortunaque la fortuna nosla fortuna nos arrebatala paciencia nos enseñanos enseña a reirnosenseña a reirnos dea reirnos de lareirnos de la heridasi es imposible salvar loes imposible salvar lo queimposible salvar lo que lasalvar lo que la fortunalo que la fortuna nosque la fortuna nos arrebatapaciencia nos enseña a reirnosnos enseña a reirnos deenseña a reirnos de laa reirnos de la herida

La estupidez incomparable de la vida nos enseña a amar a nuestros padres; filosofía divina nos enseña a perdonar.Dicen,que la soledad, es nuestro maestro;¿pero que nos enseña?,¿nos enseña el dolor, o la libertad de ser quien eres?Jesús nos enseña a perdonar a nuestros enemigos y los que nos han herido. El perdón y dejar ir nos pueden llevar por el camino de la sanación y la paz.Cuando nos rascamos la herida y entregará en nuestras adicciones que no permiten que la herida sane.La vejez nos arrebata lo que hemos heredado y nos da lo que hemos merecido.La vida es un viaje, uno que nos lleva muchos lugares y nos enseña muchas cosas. Las lecciones que hemos aprendido en el viaje nos hacen lo que somos.