Si hay una verdad eterna de la política, es que siempre hay una docena de buenas razones para no hacer nada.


si-hay-eterna-política-que-siempre-hay-docena-buenas-razones-no-nada
hayeternapolíticaquesiempredocenabuenasrazonesnonadasi hayhay unaverdad eternaeterna dela políticaes queque siempresiempre hayhay unauna docenadocena dede buenasbuenas razonesrazones parapara nono hacerhacer nadasi hay unahay una verdaduna verdad eternaverdad eterna deeterna de lade la políticaes que siempreque siempre haysiempre hay unahay una docenauna docena dedocena de buenasde buenas razonesbuenas razones pararazones para nopara no hacerno hacer nadasi hay una verdadhay una verdad eternauna verdad eterna deverdad eterna de laeterna de la políticaes que siempre hayque siempre hay unasiempre hay una docenahay una docena deuna docena de buenasdocena de buenas razonesde buenas razones parabuenas razones para norazones para no hacerpara no hacer nadasi hay una verdad eternahay una verdad eterna deuna verdad eterna de laverdad eterna de la políticaes que siempre hay unaque siempre hay una docenasiempre hay una docena dehay una docena de buenasuna docena de buenas razonesdocena de buenas razones parade buenas razones para nobuenas razones para no hacerrazones para no hacer nada

En la curia hay gente santa, de verdad, hay gente santa. Pero también hay una corriente de corrupción, también la hay, es verdad. Se habla del Siempre recuerde que hay cosas buenas de ti, y hay un montón de cosas buenas que puede hacer con su vida si no se rinde.No hay nada en la ciencia del análisis gráfico que exija tener siempre una posición en el mercado. No existe nada que dicte lo que debe ocurrir cada día. Hay periodos (a veces muchos meses) en los cuales la mejor política del operador consiste en mantenerse completamente al margen.No hay nada más solemne que la verdad. No hay mayor agravio a una tumba que la hipocresía, o una mayor homenaje a la muerte de la verdadSiempre tendremos razones para estar enfadados, pero esas razones, rara vez serán buenas.Siempre tendremos razones para estar enfadados, pero esas razones, rara vez serán buenas