Recuerdo la época en la que estaba pendiente del cartero. uno con toda ilusión le preguntaba si por error no tendría alguna correspondencia nuestra sin entregar. disfrutábamos la ilusión de una carta, el saludo de una persona querida. hoy nos encontramos en vivo en la red y viendo a alguien cercano, callamos nuestras voces. por simple comodidad. akinin


recuerdo-época-que-pendiente-del-cartero-toda-ilusión-le-preguntaba-error-no-tendría-correspondencia-nuestra-entregar-disfrutábamos
samuel akininrecuerdoépocaquependientedelcarterotodailusiónlepreguntabaerrornotendríacorrespondencianuestraentregardisfrutbamoscartasaludopersonaqueridahoyencontramosvivoredviendoalguiencercanocallamosnuestrasvocessimplecomodidadakininrecuerdo lala épocaépoca enla queque estabaestaba pendientependiente deldel carterocon todatoda ilusiónilusión lele preguntabapreguntaba sino tendríatendría algunaalguna correspondenciacorrespondencia nuestranuestra sinsin entregardisfrutábamos lala ilusiónilusión deuna cartael saludosaludo deuna personapersona queridahoy nosnos encontramosencontramos enen vivovivo enla redred yy viendoalguien cercanocallamos nuestrasnuestras vocessimple comodidadrecuerdo la épocala época enépoca en laen la quela que estabaque estaba pendienteestaba pendiente delpendiente del carterouno con todacon toda ilusióntoda ilusión leilusión le preguntabale preguntaba sipreguntaba si porsi por errorpor error noerror no tendríano tendría algunatendría alguna correspondenciaalguna correspondencia nuestracorrespondencia nuestra sinnuestra sin entregardisfrutábamos la ilusiónla ilusión deilusión de unade una cartael saludo desaludo de unade una personauna persona queridahoy nos encontramosnos encontramos enencontramos en vivoen vivo envivo en laen la redla red yred y viendoviendo a alguiena alguien cercanocallamos nuestras vocespor simple comodidad

Nos volvemos adictos a la interrelación que se genera en y con los chats. la correspondencia hace brotar en los que hemos vivido en la época epistolar ese deseo de escribir y esas ganas de esperar la respuesta del remitente. aquellos gustos que sentíamos cuando el cartero nos traía noticias de alguien querido, cuando nos ponía al tanto de una nueva situación de la familia, los amigos, del pueblo que dejamos atrás, la pícara respuesta de la noviecita. todo ello sin dudas ha sido recuperado y se hCuantas veces nos sucede que queremos hablar y callamos. otras, hablamos cuando en verdad deberíamos callar. la tesitura que a veces tomamos es nuestra peor carta para llegar a lo que en verdad hemos estado pidiendo por tiempo y una vez al alcance de la mano, lo perdemos por tratar de detener el agua entre los dedos de la mano. samuel akinin levyIlusión: El término ilusión se refiere a cualquier distorsión de una percepción sensorial. Cada uno de los sentidos del cuerpo humano puede ser afectado por ilusiones, en la mente del ser humano es demostrado que la mente por la cantidad de información esta genera algo denominado una Un ser humano es parte de un todo, llamado por nosotros universo, una parte limitada en el tiempo y el espacio. Se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos como algo separado del resto... algo así como una ilusión óptica de su conciencia. Esta falsa ilusión es para nosotros como una prisión que nos restringe a nuestros deseos personales y al afecto que profesamos a las pocas personas que nos rodean. Nuestra tarea debe ser el liberarnos de esta cárcel ampliando nuestro círculo de compasión para abarcar a todas las criaturas vivas y a la naturaleza en conjunto en toda su belleza.Toda acción genera una oposición. la educación que hemos heredado viene llena de deseos, de dobles mensajes en los que la madurez nos lleva a pensar que lo prohibido es lo propio. cuando nos toca ir eliminando cada uno de esos pruritos, sentimos que nos estamos quitando la máscara que nos aplicaron. al llegar a cierto momento nos encontramos como desnudos, sin temores, sin amigos, sin vida y sin amores. ,,samuel akinin levyAmanecemos muchas veces con la necesidad de un saludo, de una palabra que nos sirva como arranque a una nueva energía positiva en esos días grises en los que sentimos el peso del infinito, todo él, sobre nuestras espaldas. samuel akinin levy