Quizás a nadie atormentamos como a nuestra madre; quizá por ningún cariño sacrificamos menos; tan seguros estamos de poseerlo siempre, de que siempre perdona.


quizás-a-nadie-atormentamos-a-nuestra-madre-quizá-ningún-cariño-sacrificamos-menos-tan-seguros-poseerlo-siempre-que-siempre-perdona
jacinto benaventequizsnadieatormentamosnuestramadrequizningúncariñosacrificamosmenostansegurosposeerlosiemprequesiempreperdonanadie atormentamosatormentamos comonuestra madrequizá porningún cariñocariño sacrificamossacrificamos menostan segurosseguros estamosde poseerloposeerlo siemprede queque siempresiempre perdonaquizás a nadiea nadie atormentamosnadie atormentamos comocomo a nuestraa nuestra madrequizá por ningúnpor ningún cariñoningún cariño sacrificamoscariño sacrificamos menostan seguros estamosseguros estamos deestamos de poseerlode poseerlo siemprede que siempreque siempre perdona

A una madre se la quiere siempre con igual cariño y a cualquier edad se es niño cuando una madre se muere.Ningún ser humano, por grande o poderosa, era siempre tan libre como un pez.Una madre perdona siempre: ha venido al mundo para esto.Ningún tesoro es tan indiscutiblemente hermoso que la costumbre o la falta de cariño no puedan robarle el brillo de lo valioso; por eso me parece un arte encomiable entregarles también a las cosas cercanas y corrientes la dedicación y el cariño que concedemos a las bellezas lejanas y apartadas.Nuestra relación con la realidad y nuestra experiencia se basa en todas las ideas en nuestra mente que siempre estamos tratando de estar a la altura.Tengo que recordarme a mí mismo que soy su madre. A veces estamos sentados en casa y siento que estamos a la espera de nuestra madre para volver a casa.