¿Por qué debemos vivir con tanta prisa y el desperdicio de la vida? Estamos decididos a pasar hambre antes de que tenemos hambre.


por-qué-debemos-vivir-tanta-prisa-y-desperdicio-vida-estamos-decididos-a-pasar-hambre-que-hambre
henry david thoreauporquédebemosvivirtantaprisadesperdiciovidadecididospasarhambrequehambrequé debemosdebemos vivirvivir concon tantatanta prisaprisa yel desperdiciodesperdicio dela vidaestamos decididospasar hambrehambre antesde queque tenemostenemos hambre¿por qué debemosqué debemos vivirdebemos vivir convivir con tantacon tanta prisatanta prisa yprisa y ely el desperdicioel desperdicio dedesperdicio de lade la vidadecididos a pasara pasar hambrepasar hambre anteshambre antes deantes de quede que tenemosque tenemos hambre¿por qué debemos vivirqué debemos vivir condebemos vivir con tantavivir con tanta prisacon tanta prisa ytanta prisa y elprisa y el desperdicioy el desperdicio deel desperdicio de ladesperdicio de la vidaestamos decididos a pasardecididos a pasar hambrea pasar hambre antespasar hambre antes dehambre antes de queantes de que tenemosde que tenemos hambre¿por qué debemos vivir conqué debemos vivir con tantadebemos vivir con tanta prisavivir con tanta prisa ycon tanta prisa y eltanta prisa y el desperdicioprisa y el desperdicio dey el desperdicio de lael desperdicio de la vidaestamos decididos a pasar hambredecididos a pasar hambre antesa pasar hambre antes depasar hambre antes de quehambre antes de que tenemosantes de que tenemos hambre

La soledad también es un tipo de hambre. Hambre de calor y afecto. Y esta hambre es mucho más difícil de saciar que el hambre de un pedazo de pan.Es tan cruel, cuando la persona que amas con todo tu corazón, sabe lo que usted tiene hambre, pero aún así decide pasar hambre.Esta cultura del desperdicio nos ha vuelto insensibles hasta el desperdicio de comida, que es aún más despreciable cuando en el mundo hay personas y familias que padecen hambre y desnutrición.Qué lástima y qué desperdicio que para poder llegar a ser amado en toda su intensidad, debamos de pasar por la aprobación de otros miembros de la familia o hasta de los amigos. esto me hace ver el desperdicio en el que el hombre se encuentra, pues ocurre casi lo mismo cuando queremos amar a dios, para lograrlo, debemos pasar primero por el pócima y aceptación de la fe. ,,samuel akinin levyTanta prisa tenemos por hacer, escribir y dejar oír nuestra voz en el silencio de la eternidad, que olvidamos lo único realmente importante: vivir.Tanta prisa tenemos por hacer, escribir y dejar oír nuestra voz en el silencio de la eternidad, que olvidamos lo único realmente importante: vivir