Por naturaleza; el hombre maldice las cosas solo porque no le gustar admitir la falta que cometió apesar de que no sea una falta visible pero algo no hizo correctamente aunque parezca todo lo contrario.


por-naturaleza-hombre-maldice-cosas-no-le-gustar-admitir-falta-que-cometió-apesar-que-no-sea-falta-visible-algo-no-hizo-correctamente-aunque
joaquin eduardo biurquez manriqueznaturalezahombremaldicecosasnolegustaradmitirfaltaquecometióapesarseavisiblealgohizocorrectamenteaunqueparezcacontrarioel hombrehombre maldicemaldice laslas cosascosas soloporque nono lele gustargustar admitiradmitir lala faltafalta queque cometiócometió apesarapesar dede queque nono seasea unauna faltafalta visiblevisible peropero algoalgo nono hizohizo correctamentecorrectamente aunqueaunque parezcaparezca todolo contrarioel hombre maldicehombre maldice lasmaldice las cosaslas cosas solocosas solo porquesolo porque noporque no leno le gustarle gustar admitirgustar admitir laadmitir la faltala falta quefalta que cometióque cometió apesarcometió apesar deapesar de quede que noque no seano sea unasea una faltauna falta visiblefalta visible perovisible pero algopero algo noalgo no hizono hizo correctamentehizo correctamente aunquecorrectamente aunque parezcaaunque parezca todoparezca todo lotodo lo contrario

No es la falta de capacidad, ni siquiera el cerebro o el talento, es sólo la falta de organización de las cosas que lo mantienen alejado de éxitoLa naturaleza nos hace pobres sólo cuando queremos cosas necesarias, pero la costumbre le da el nombre de la pobreza a la falta de cosas superfluasMe gustas solo al verte aunque tú ya no veas, pero me gustas más cuando hablas de mí porque aunque sea, se algo de mí que se quedo en ti, algo que no pudiste aguantar, algo que no pudiste guardar y por eso sé que al igual yo no lo pudiste evitar (malakin)La melancolía es una manera, por tanto, de tener; es la manera de tener no teniendo, de poseer las cosas por el palpitar del tiempo, por su envoltura temporal. Algo así como una posesión de su esencia, puesto que tenemos de ellas lo que nos falta, o sea lo que ellas son estrictamente.No es una falta de amor, pero la falta de amistad que hace que las relaciones infelices.El que razona, por inteligencia que muestre, nos aburre pronto. Y también nos aburre el que sólo expresa sentimientos, aunque sean bellos y poéticos. A ambos les falta una dimensión. Esto se observa en la vida diaria; pero sobre todo en el arte.