Nos ha tocado a veces ser juzgados por cosas y errores no cometidos, se nos ha de alguna manera sentenciado como culpable de acciones ajenas a nosotros. por tiempo nos han hecho sentir lleno de dudas, mas al ver como de algún modo sus críticas iban in crescendo. afortunadamente somos aliados del tiempo y éste nunca se equivoca, la paz llega, la verdad no se hace esperar y una vez consolidada, desaparece la tempestad y surge la calma. samuel akinin


nos-tocado-a-veces-juzgados-cosas-y-errores-no-cometidos-se-manera-sentenciado-culpable-acciones-ajenas-a-han-hecho-sentir-lleno-dudas
samuel akinin levytocadovecesjuzgadoscosaserroresnocometidossemanerasentenciadoculpableaccionesajenashanhechosentirllenodudasmasalvercríticasibanincrescendoafortunadamentealiadosdeléstenuncaequivocapazllegaesperarvezconsolidadadesaparecetempestadsurgecalmasamuelakininha tocadoveces serser juzgadosjuzgados porcosas yy erroreserrores nono cometidosse nosalguna maneramanera sentenciadosentenciado comocomo culpableculpable dede accionesacciones ajenasnos hanhan hechohecho sentirsentir llenolleno dede dudasmas alal verver comode algúnalgún modosus críticascríticas ibaniban inin crescendoafortunadamente somossomos aliadosaliados deldel tiempoy ésteéste nuncanunca sese equivocala pazpaz llegaverdad nono sese hacehace esperaresperar yuna vezvez consolidadadesaparece lala tempestadtempestad yy surgesurge lala calmasamuel akininnos ha tocadotocado a vecesa veces serveces ser juzgadosser juzgados porjuzgados por cosaspor cosas ycosas y erroresy errores noerrores no cometidosse nos hade alguna maneraalguna manera sentenciadomanera sentenciado comosentenciado como culpablecomo culpable deculpable de accionesde acciones ajenasajenas a nosotrostiempo nos hannos han hechohan hecho sentirhecho sentir llenosentir lleno delleno de dudasmas al veral ver comover como decomo de algúnde algún modoalgún modo susmodo sus críticassus críticas ibancríticas iban iniban in crescendoafortunadamente somos aliadossomos aliados delaliados del tiempodel tiempo ytiempo y éstey éste nuncaéste nunca senunca se equivocala paz llegala verdad noverdad no seno se hacese hace esperarhace esperar yesperar y unay una vezuna vez consolidadadesaparece la tempestadla tempestad ytempestad y surgey surge lasurge la calma

¿cuántas veces nos quejamos de la suerte? pareciera que ella de algún modo nos ha olvidado. cuando la verdad verdadera es que no sólo nos ha tocado a las puertas, casi nos la ha derrumbado, sucede, que nos hemos vuelto sordos y además de a ella, la hemos despreciado.,,lo digo, pues si queremos ser justos y sinceros, se nos han dado muchos de los deseos, nos han regalado más que tesoros, alegrías. gozamos de una salud ansiada por otros y con todo y ello, seguimos siendo ciegos. samuel akinin levySomos tan ciegos que no queremos ver lo que nos rodea. tenemos a un buen hombre a nuestro lado y lo menospreciamos al ver al del vecino. no podemos olvidar que de algún modo ése que nos acompaña, nosotros lo escogimos, que en algún momento él supo ganar nuestro cariño. redescubramos sus cualidades, volvamos a darle la oportunidad de hacernos tan feliz como aquel día que le dijimos sí. samuel akininCada día se nos presenta como una experiencia que se debe vivir y disfrutar. si tomamos lo que nos llega como por hecho, si dejamos de valorar lo que miramos, si permitimos que lo extraordinario apenas se denote, si al hablar, todo nos da igual. veremos correr uno de esos días que no tienen espacio en la memoria. si por el contrario, hoy aprendemos a ver. si aceptamos que cada detalle es un milagro. este día querrá, a nosotros, volver. samuel akinin levyPuede ser que el tiempo pase, que envejezcamos como lo hace todo a nuestro alrededor. puede ser que de algunas cosas nos olvidemos, pero cuando nos encontramos con una cara amiga, sin importar los años pasados, renace en nosotros la alegría de antaño y con ella, revivimos las fotos de nuestro pasado y los fantasmas que se fueron pero que de algún modo vivimos añorando. samuel akinin levyCuando nos entristecemos, nacen dudas que trastocan las ideas que, en el tiempo, las costumbres, la cultura, la educación y todo lo nuestro, se nos devuelve, nos incrimina, llena de dudas y al final sin razón, cuando en verdad necesitamos un aliento, un espaldarazo, ellas, las dudas, nos inundan de culpas. samuel akinin levyNos preguntamos si el alma existe. ¿cuántas veces sin motivo y sin razón aparente lloramos? ¿cuántas veces nos detenemos a pensar en lo que jamás se nos hubiera ocurrido? ¿cuántas veces algo en nuestro interior pareciera que nos preguntara sin descanso por algo que no hemos hecho o por algo que debemos hacer? sin dudas que eso que mueve lo que no imaginamos, es el alma de cada uno de nosotros. samuel akinin levy