Nos envejece más la cobardía que el tiempo, los años sólo arrugan la piel, pero el miedo arruga el alma.


nos-envejece-más-cobardía-que-años-só-arrugan-piel-miedo-arruga-alma
anónimoenvejecemscobardíaqueañossóloarruganpielmiedoarrugaalmanos envejeceenvejece másmás lala cobardíacobardía queque ellos añosaños sólosólo arruganarrugan lala pielel miedomiedo arrugaarruga elel almanos envejece másenvejece más lamás la cobardíala cobardía quecobardía que elque el tiempolos años sóloaños sólo arrugansólo arrugan laarrugan la pielpero el miedoel miedo arrugamiedo arruga elarruga el almanos envejece más laenvejece más la cobardíamás la cobardía quela cobardía que elcobardía que el tiempolos años sólo arruganaños sólo arrugan lasólo arrugan la pielpero el miedo arrugael miedo arruga elmiedo arruga el almanos envejece más la cobardíaenvejece más la cobardía quemás la cobardía que ella cobardía que el tiempolos años sólo arrugan laaños sólo arrugan la pielpero el miedo arruga elel miedo arruga el alma

Nos envejece más la cobardía que el tiempo, los años sólo arrugan la piel pero el miedo arruga el alma.Los años arrugan la piel, pero renunciar al entusiasmo arruga el almaLos años arrugan la piel, pero renunciar al entusiasmo arruga el alma.Años arrugan la piel; pero para dar el entusiasmo arruga el alma.Los años pueden arrugar la piel, sino para dar el entusiasmo arruga el alma. La preocupación, el miedo, la desconfianza en sí mismo inclina el corazón y el espíritu vuelve de nuevo a polvo.Siempre ten presente. la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años