No nos perturban las cosas sino las opiniones que de ellas tenemos


no-perturban-cosas-sino-opiniones-que
epictetonoperturbancosassinoopinionesqueno nosnos perturbanperturban laslas cosascosas sinosino laslas opinionesopiniones queque deno nos perturbannos perturban lasperturban las cosaslas cosas sinocosas sino lassino las opinioneslas opiniones queopiniones que deque de ellasno nos perturban lasnos perturban las cosasperturban las cosas sinolas cosas sino lascosas sino las opinionessino las opiniones quelas opiniones que deopiniones que de ellasque de ellas tenemosno nos perturban las cosasnos perturban las cosas sinoperturban las cosas sino laslas cosas sino las opinionescosas sino las opiniones quesino las opiniones que delas opiniones que de ellasopiniones que de ellas tenemos

Los hombres no se perturban por las cosas, sino por la opinión que tienen de éstasLo que inquieta al hombre no son las cosas, sino las opiniones acerca de las cosas.Lo que inquieta al hombre no son las cosas, sino las opiniones acerca de las cosasLas opiniones se convierten en cosas de cuidado cuando a los hombres les da por obrar según ellas.La melancolía es una manera, por tanto, de tener; es la manera de tener no teniendo, de poseer las cosas por el palpitar del tiempo, por su envoltura temporal. Algo así como una posesión de su esencia, puesto que tenemos de ellas lo que nos falta, o sea lo que ellas son estrictamente.Cuántas veces nos aferramos a las cosas, a las personas y a las circunstancias como si nuestra felicidad dependiera de ellas.