No hay que prestar atención a quienes nos aconsejan, so pretexto de que somos hombres, no pensar más que en las cosas humanas y, so pretexto de que somos mortales, renunciar a las cosas inmortales.


no-hay-que-prestar-atención-a-quienes-aconsejan-so-pretexto-que-hombres-no-pensar-más-que-cosas-humanas-y-so-pretexto-que-mortales-renunciar
robert lee frostnohayqueprestaratenciónquienesaconsejansopretextohombresnopensarmscosashumanasmortalesrenunciarinmortalesno hayhay queque prestarprestar atenciónquienes nosnos aconsejanso pretextopretexto dede queque somossomos hombresno pensarpensar másmás queque enlas cosascosas humanashumanas yso pretextopretexto dede queque somossomos mortaleslas cosascosas inmortalesno hay quehay que prestarque prestar atenciónatención a quienesa quienes nosquienes nos aconsejanso pretexto depretexto de quede que somosque somos hombresno pensar máspensar más quemás que enque en lasen las cosaslas cosas humanascosas humanas yso pretexto depretexto de quede que somosque somos mortalesrenunciar a lasa las cosaslas cosas inmortales

No hay que prestar atención a quienes nos aconsejan, so pretexto de que somos hombres, no pensar más que en las cosas humanas y, so pretexto de que somos mortales, renunciar a las cosas inmortales -Aristóteles
no-hay-que-prestar-atención-a-quienes-aconsejan-so-pretexto-que-hombres-no-pensar-más-que-cosas-humanas-y-so-pretexto-que-mortales-renunciar