No hay nada en el mundo comparable a la abnegación de una mujer casada


no-hay-nada-mundo-comparable-a-abnegación-mujer-casada
oscar wildenohaynadamundocomparableabnegaciónmujercasadano hayhay nadanada enel mundomundo comparablela abnegaciónabnegación deuna mujermujer casadano hay nadahay nada ennada en elen el mundoel mundo comparablecomparable a laa la abnegaciónla abnegación deabnegación de unade una mujeruna mujer casadano hay nada enhay nada en elnada en el mundoen el mundo comparablemundo comparable a lacomparable a la abnegacióna la abnegación dela abnegación de unaabnegación de una mujerde una mujer casadano hay nada en elhay nada en el mundonada en el mundo comparableel mundo comparable a lamundo comparable a la abnegacióncomparable a la abnegación dea la abnegación de unala abnegación de una mujerabnegación de una mujer casada

No hay nada en el mundo como la devoción de una mujer casada. Es algo acerca de lo que nada sabe un hombre casado.
no-hay-nada-mundo-devoción-mujer-casada-es-algo-acerca-que-nada-hombre-casado
No hay nada en el mundo como la devoción de una mujer casada. Es una cosa que ningún hombre casado sabe nada acerca.
no-hay-nada-mundo-devoción-mujer-casada-es-cosa-que-ningún-hombre-casado-nada-acerca