Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario.


nadie-nace-odiando-a-otra-persona-color-piel-o-origen-o-religión-la-gente-que-aprender-a-odiar-y-aprender-a-odiar-se-les-enseñar-a-amar
nelson mandelanadienaceodiandootrapersonacolorpielorigenreligióngentequeaprenderodiarselesenseñaramaramorllegamsnaturalmentealcorazónhumanocontrarionadie nacenace odiandootra personapersona porel colorsu pielsu religiónla gentegente tienetiene queque aprenderpueden aprendertambién sese lesles puedepuede enseñarel amorllega másmás naturalmentenaturalmente alal corazóncorazón humanohumano queque susu contrarionadie nace odiandoodiando a otraa otra personaotra persona porpersona por elpor el colorel color decolor de sude su pielo su origeno su religiónla gente tienegente tiene quetiene que aprenderaprender a odiarellos pueden aprenderaprender a odiartambién se lesse les puedeles puede enseñarenseñar a amarel amor llegaamor llega másllega más naturalmentemás naturalmente alnaturalmente al corazónal corazón humanocorazón humano quehumano que suque su contrario

La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario -Nelson Mandela
la-gente-que-aprender-a-odiar-y-aprender-a-odiar-se-les-enseñar-a-amar-amor-llega-más-naturalmente-al-corazón-humano-que-contrario
Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión.
nadie-nace-odiando-a-otra-persona-color-piel-o-origen-o-religión
Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel o su origen, o su religión.
nadie-nace-odiando-a-otra-persona-color-piel-o-origen-o-religión