Nada es peor que darse cuenta de que su solo, sin nadie con quien hablar, y nadie abrazarte cuando lloras.


nada-peor-que-darse-cuenta-que-nadie-hablar-y-nadie-abrazarte-lloras
nadapeorquedarsecuentanadiehablarabrazartellorasnada eses peorque darsedarse cuentacuenta dede queque susin nadienadie conquien hablary nadienadie abrazarteabrazarte cuandocuando llorasnada es peores peor quepeor que darseque darse cuentadarse cuenta decuenta de quede que suque su solosin nadie connadie con quiencon quien hablary nadie abrazartenadie abrazarte cuandoabrazarte cuando llorasnada es peor quees peor que darsepeor que darse cuentaque darse cuenta dedarse cuenta de quecuenta de que sude que su solosin nadie con quiennadie con quien hablary nadie abrazarte cuandonadie abrazarte cuando llorasnada es peor que darsees peor que darse cuentapeor que darse cuenta deque darse cuenta de quedarse cuenta de que sucuenta de que su solosin nadie con quien hablary nadie abrazarte cuando lloras

No hay nada peor que ser aburrido, sin nadie con quien hablar...Lloras y lloras sin nadie que te consuele haci te daras cuenta de que si te engañan dueleA veces, cuando estás triste, a nadie le importa. A veces, cuando lloras, nadie ve. A veces, cuando salga nadie se da cuenta.Nadie se da cuenta de tus lágrimas, nadie se da cuenta de su tristeza, nadie se da cuenta de sus dolores, pero todos ellos se dio cuenta de sus errores.Esas noches en que acaba de darse cuenta de lo solo desglose que eres, y que nadie le importaMe sentí herida cuando perdí a los hombres de los que me enamoré. Hoy, estoy convencida de que nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie. Ésa es la verdadera experiencia de la libertad: tener lo más importante del mundo, sin poseerlo.