Mi esperanza es que seguimos para nutrir los lugares que nos gustan, pero que también miramos fuera de nuestros mundos inmediatos.


mi-esperanza-que-seguimos-nutrir-lugares-que-gustan-que-miramos-fuera-nuestros-mundos-inmediatos
miesperanzaqueseguimosnutrirlugaresgustanmiramosfueranuestrosmundosinmediatosmi esperanzaesperanza eses queque seguimosseguimos parapara nutrirnutrir loslos lugareslugares queque nosnos gustanpero queque tambiéntambién miramosmiramos fuerafuera dede nuestrosnuestros mundosmundos inmediatosmi esperanza esesperanza es quees que seguimosque seguimos paraseguimos para nutrirpara nutrir losnutrir los lugareslos lugares quelugares que nosque nos gustanpero que tambiénque también miramostambién miramos fueramiramos fuera defuera de nuestrosde nuestros mundosnuestros mundos inmediatosmi esperanza es queesperanza es que seguimoses que seguimos paraque seguimos para nutrirseguimos para nutrir lospara nutrir los lugaresnutrir los lugares quelos lugares que noslugares que nos gustanpero que también miramosque también miramos fueratambién miramos fuera demiramos fuera de nuestrosfuera de nuestros mundosde nuestros mundos inmediatosmi esperanza es que seguimosesperanza es que seguimos paraes que seguimos para nutrirque seguimos para nutrir losseguimos para nutrir los lugarespara nutrir los lugares quenutrir los lugares que noslos lugares que nos gustanpero que también miramos fueraque también miramos fuera detambién miramos fuera de nuestrosmiramos fuera de nuestros mundosfuera de nuestros mundos inmediatos

No me mires, que nos miran, que nos miramos, mirame, cuando no nos mirem y nos miramos.Nos pasamos la vida que hacen a mano nuestros propios mundos globo de la nieve, pero la belleza se produce cuando son sacudidosSomos un país loco por el deporte, pero para el tiempo más largo, solamente seguimos nuestros propios deportes.Dios nos susurra en nuestros placeres, nos habla en nuestra conciencia, pero grita en nuestros dolores; es su megáfono para despertar a un mundo sordo.Dios nos susurra en nuestros placeres, nos habla en nuestra conciencia, pero grita en nuestros dolores: es su megáfono para despertar a un mundo sordoLa adversidad nos ayuda a darnos cuenta de nuestros errores y también nos enseña lo suficiente para que no repetimos de nuevo.