Los tiempos se ponen abrumadora cuando se empieza a tratar de controlar lo incontrolable... dejar ir y dejar a Dios!


los-tiempos-se-ponen-abrumadora-se-empieza-a-tratar-controlar-incontrolable-dejar-y-dejar-a-dios
tiemposseponenabrumadoraempiezatratarcontrolarincontrolabledejardioslos tiempostiempos sese ponenponen abrumadoraabrumadora cuandocuando sese empiezatratar dede controlarcontrolar lolo incontrolableincontrolable dejardejar iry dejarlos tiempos setiempos se ponense ponen abrumadoraponen abrumadora cuandoabrumadora cuando secuando se empiezaempieza a tratara tratar detratar de controlarde controlar locontrolar lo incontrolablelo incontrolable dejarincontrolable dejar irdejar ir yir y dejardejar a dioslos tiempos se ponentiempos se ponen abrumadorase ponen abrumadora cuandoponen abrumadora cuando seabrumadora cuando se empiezase empieza a tratarempieza a tratar dea tratar de controlartratar de controlar lode controlar lo incontrolablecontrolar lo incontrolable dejarlo incontrolable dejar irincontrolable dejar ir ydejar ir y dejary dejar a dioslos tiempos se ponen abrumadoratiempos se ponen abrumadora cuandose ponen abrumadora cuando seponen abrumadora cuando se empiezacuando se empieza a tratarse empieza a tratar deempieza a tratar de controlara tratar de controlar lotratar de controlar lo incontrolablede controlar lo incontrolable dejarcontrolar lo incontrolable dejar irlo incontrolable dejar ir yincontrolable dejar ir y dejarir y dejar a dios

No 'dejar que los tiempos bajos que mantienen hacia abajo. Aprender de ellos y tratar de alcanzar los altos tiempos.Cuando la vida se pone a dura colocar y dejar ir y dejar que Dios se haga cargo...No se puede controlar quién amas, pero usted no debe dejar que se te amo controlar.Para seguir adelante usted tiene que decidir si se va a dejar a controlar su vida o si se va a controlar por sí mismo.Saber cuándo hay que hablar de su mente y cuándo dejar que otros ponen su pie en su boca.Dejar ir es dejar felicidad en, al tratar de aferrarse a cuál está familiarizado, limitamos nuestra capacidad de experimentar alegría en el presente.