Los hombres son como los vinos: la edad agría los malos y mejora los buenos.


los-hombres-son-vinos-edad-agría-malos-y-mejora-buenos
marco tulio cicerónhombressonvinosedadagríamalosmejorabuenoslos hombreshombres sonson comolos vinosla edadedad agríaagría loslos malosmalos yy mejoramejora loslos buenoslos hombres sonhombres son comoson como loscomo los vinosla edad agríaedad agría losagría los maloslos malos ymalos y mejoray mejora losmejora los buenoslos hombres son comohombres son como losson como los vinosla edad agría losedad agría los malosagría los malos ylos malos y mejoramalos y mejora losy mejora los buenoslos hombres son como loshombres son como los vinosla edad agría los malosedad agría los malos yagría los malos y mejoralos malos y mejora losmalos y mejora los buenos

Los hombres son como los vinos: la edad agria los malos y mejora los buenosLos hombres que trabajan un dia son buenos, los hombres que trabajan un mes son mejores, los hombres que trabajan un año son muy buenos, los hombres que se dedican toda su vida al trabajo:esos son los imprescindiblesEn el mundo común de los hechos, los malos no son castigados y los buenos recompensados. El éxito se lo llevan los fuertes y el fracaso los débilesEs probable que todas las leyes son inútiles; que los hombres buenos no necesitan leyes en absoluto, y los hombres malos se hacen mejor por ellosEl amor […], Él es el que aproxima a los hombres, y los impide ser extraños los unos a los otros; principio y lazo de toda sociedad, de toda reunión amistosa, preside a las fiestas, a los coros y a los sacrificios. Llena de dulzura y aleja la rudeza; excita la benevolencia e impide el odio. Propicio a los buenos, admirado por los sabios, agradable a los dioses, objeto de emulación para los que no lo conocen aún, tesoro precioso para los que lo poseen, padre del lujo, de las delicias, del placer, de los dulces encantos, de los deseos tiernos, de las pasiones; vigila a los buenos y desprecia a los malos.Las leyes son inútiles para los buenos, porque los hombres de bien no las necesitan; y también para los malos, porque éstos no son mejores con ellas