Los hombres no se miden de los pies a la cabeza,sino de la cabeza al cielo.


los-hombres-no-se-miden-pies-a-cabezasino-cabeza-al-cielo
josé martíhombresnosemidenpiescabezasinocabezaalcielolos hombreshombres nono sese midenmiden delos piesla cabezacabeza alal cielolos hombres nohombres no seno se midense miden demiden de losde los piespies a lade la cabezala cabeza alcabeza al cielolos hombres no sehombres no se midenno se miden dese miden de losmiden de los pieslos pies a lade la cabeza alla cabeza al cielolos hombres no se midenhombres no se miden deno se miden de losse miden de los piesde los pies a lade la cabeza al cielo

La altura de un hombre no se mide de los pies a la cabeza sino de la cabeza hasta el cielo.La mujer no se mide de los pies a la cabeza, sino del corazón al infinito.Aquel cuya cabeza está en el cielo no tenga que preocuparse de poner sus pies en la tumba.Los hombres son absurdos, se entretienen en trazar rompecabezas con las cosas del cielo, como si no tuvieran bastantes quebraderos de cabeza aquí en la tierra.El sabio es quien quiere asomar su cabeza al cielo; y el loco es quien quiere meter el cielo en su cabeza