Los europeos dicen que están orgullosos de su tejido social, de los derechos de los trabajadores fuertes y los débiles en la sociedad.


los-europeos-dicen-que-están-orgullosos-tejido-social-derechos-trabajadores-fuertes-y-débiles-sociedad
europeosdicenqueestnorgullosostejidosocialderechostrabajadoresfuertesdébilessociedadlos europeoseuropeos dicendicen queque estánorgullosos desu tejidotejido sociallos derechosderechos delos trabajadorestrabajadores fuertesfuertes ylos débilesdébiles enla sociedadlos europeos diceneuropeos dicen quedicen que estánque están orgullososestán orgullosos deorgullosos de sude su tejidosu tejido socialde los derechoslos derechos dederechos de losde los trabajadoreslos trabajadores fuertestrabajadores fuertes yfuertes y losy los débileslos débiles endébiles en laen la sociedadlos europeos dicen queeuropeos dicen que estándicen que están orgullososque están orgullosos deestán orgullosos de suorgullosos de su tejidode su tejido socialde los derechos delos derechos de losderechos de los trabajadoresde los trabajadores fuerteslos trabajadores fuertes ytrabajadores fuertes y losfuertes y los débilesy los débiles enlos débiles en ladébiles en la sociedadlos europeos dicen que estáneuropeos dicen que están orgullososdicen que están orgullosos deque están orgullosos de suestán orgullosos de su tejidoorgullosos de su tejido socialde los derechos de loslos derechos de los trabajadoresderechos de los trabajadores fuertesde los trabajadores fuertes ylos trabajadores fuertes y lostrabajadores fuertes y los débilesfuertes y los débiles eny los débiles en lalos débiles en la sociedad

El capitalismo diferencia a los fuertes y a los débiles, como si una jungla gobernara la sociedad.Los derechos de la democracia no están reservados para un grupo selecto dentro de la sociedad, que son los derechos de todas las personas.Los débiles no luchan. Los más fuertes quizás luchen una hora. Los que aún son más fuertes, luchan unos años. Pero los más fuertes de todos, luchan toda su vida, éstos son los indispensables.En el mundo común de los hechos, los malos no son castigados y los buenos recompensados. El éxito se lo llevan los fuertes y el fracaso los débilesLos buenos terminan felices, los malos desgraciados, eso es la ficción; la realidad es que los éxitos se los llevan los fuertes y el fracaso los débiles, y eso es todo.La realidad es que los éxitos se los llevan los fuertes y el fracaso los débiles, y eso es todo