Los cuervos arrancan los ojos a los muertos cuando ya no les hacen falta; pero los aduladores destruyen las almas de los vivos cegándoles los ojos.


los-cuervos-arrancan-ojos-a-muertos-ya-no-les-falta-aduladores-destruyen-almas-vivos-cegándoles-ojos
cuervosarrancanojosmuertosyanolesfaltaaduladoresdestruyenalmasvivoscegndolesojoslos cuervoscuervos arrancanarrancan loslos ojoslos muertosmuertos cuandocuando yaya nono lesles hacenhacen faltalos aduladoresaduladores destruyendestruyen laslas almasalmas delos vivosvivos cegándolescegándoles loslos ojoslos cuervos arrancancuervos arrancan losarrancan los ojosojos a losa los muertoslos muertos cuandomuertos cuando yacuando ya noya no lesno les hacenles hacen faltapero los aduladoreslos aduladores destruyenaduladores destruyen lasdestruyen las almaslas almas dealmas de losde los vivoslos vivos cegándolesvivos cegándoles loscegándoles los ojoslos cuervos arrancan loscuervos arrancan los ojoslos ojos a losojos a los muertosa los muertos cuandolos muertos cuando yamuertos cuando ya nocuando ya no lesya no les hacenno les hacen faltapero los aduladores destruyenlos aduladores destruyen lasaduladores destruyen las almasdestruyen las almas delas almas de losalmas de los vivosde los vivos cegándoleslos vivos cegándoles losvivos cegándoles los ojoslos cuervos arrancan los ojosarrancan los ojos a loslos ojos a los muertosojos a los muertos cuandoa los muertos cuando yalos muertos cuando ya nomuertos cuando ya no lescuando ya no les hacenya no les hacen faltapero los aduladores destruyen laslos aduladores destruyen las almasaduladores destruyen las almas dedestruyen las almas de loslas almas de los vivosalmas de los vivos cegándolesde los vivos cegándoles loslos vivos cegándoles los ojos

Los cuervos arrancan los ojos a los muertos cuando ya no les hacen falta; pero los aduladores destruyen las almas de los vivos cegándoles los ojosCualquier persona puede mirar a los ojos de otros, pero los amantes pueden ver en las almas de los demás a través de los ojosAl palpar la cercanía de la muerte, vuelves los ojos a tu interior y no encuentras más que banalidad, porque los vivos, comparados con los muertos, resultamos insoportablemente banalesAl palpar la cercanía de la muerte vuelves los ojos a tu interior y no encuentras más que banalidad, porque los vivos, comparados con los muertos, resultamos insoportablemente banales.Vale más caer entre las garras de los buitres que en las manos de los aduladores, porque aquéllos sólo causan daño a los difuntos, y estos devoran a los vivos.