Los corazones femeninos son como esos pequeños muebles bargueños, llenos de cajoncillos encajados unos con otros; después de lastimarnos y de rompernos las uñas en ellos, hallamos en el fondo alguna flor seca, vilanos de polvo, o bien !el vacio¡.


los-corazones-femeninos-son-esos-pequeños-muebles-bargueños-llenos-cajoncillos-encajados-otros-después-lastimarnos-y-rompernos-uñas
gustave flaubertcorazonesfemeninossonesospequeñosmueblesbargueñosllenoscajoncillosencajadosotrosdespuéslastimarnosrompernosuñashallamosfondoflorsecavilanospolvovaciolos corazonescorazones femeninosfemeninos sonson comocomo esosesos pequeñospequeños mueblesmuebles bargueñosllenos dede cajoncilloscajoncillos encajadosencajados unoscon otrosdespués dede lastimarnoslastimarnos yde rompernosrompernos laslas uñasuñas enhallamos enel fondofondo algunaalguna florvilanos dede polvoel vacio¡los corazones femeninoscorazones femeninos sonfemeninos son comoson como esoscomo esos pequeñosesos pequeños mueblespequeños muebles bargueñosllenos de cajoncillosde cajoncillos encajadoscajoncillos encajados unosencajados unos conunos con otrosdespués de lastimarnosde lastimarnos ylastimarnos y dey de rompernosde rompernos lasrompernos las uñaslas uñas enuñas en elloshallamos en elen el fondoel fondo algunafondo alguna floralguna flor secavilanos de polvo

La gente goza de tan poca fantasía que tiene que recoger con ansia unos de otros esos pequeños adornos de la conversación. Son como traperos o colilleros de frases hechas -Pío Baroja
la-gente-goza-tan-poca-fantasía-que-que-recoger-ansia-otros-esos-pequeños-adornos-conversación-son-traperos-o-colilleros-frases-hechas
Considero que el cerebro de un hombre originalmente es como un pequeño ático vacío, y usted tiene que abastecerse con esos muebles que usted elija.
considero-que-cerebro-hombre-originalmente-pequeño-ático-vacío-y-usted-que-abastecerse-esos-muebles-que-usted-elija