Los buenos terminan felices, los malos desgraciados, eso es la ficción; la realidad es que los éxitos se los llevan los fuertes y el fracaso los débiles, y eso es todo.


los-buenos-terminan-felices-malos-desgraciados-eso-ficción-realidad-que-éxitos-se-llevan-fuertes-y-fracaso-débiles-y-eso
oscar wildebuenosterminanfelicesmalosdesgraciadosesoficciónrealidadqueéxitossellevanfuertesfracasodébileslos buenosbuenos terminanterminan feliceslos malosmalos desgraciadoseso esla ficciónla realidadrealidad eses queque loslos éxitoséxitos sese loslos llevanllevan loslos fuertesfuertes yel fracasofracaso loslos débilesy esoeso eslos buenos terminanbuenos terminan feliceslos malos desgraciadoseso es laes la ficciónla realidad esrealidad es quees que losque los éxitoslos éxitos seéxitos se losse los llevanlos llevan losllevan los fuerteslos fuertes yfuertes y ely el fracasoel fracaso losfracaso los débilesy eso eseso es todo

La realidad es que los éxitos se los llevan los fuertes y el fracaso los débiles, y eso es todoLos buenos terminan felices; los malos, desgraciados. Eso es la ficciónLos buenos terminan felices; los malos, desgraciados. Eso es la ficción.En el mundo común de los hechos, los malos no son castigados y los buenos recompensados. El éxito se lo llevan los fuertes y el fracaso los débilesEl pueblo es una masa muy heterogénea y confusa de los ricos y los pobres, los sabios y los ignorantes, los buenos y los malosDijo Platón que los buenos son los que se contentan con soñar aquello que los malos hacían realidad.