Lo más importante no es el fin del camino, sino el camino. Quien viaje demasiado aprisa se pierde la esencia del viaje.


lo-más-importante-no-del-camino-sino-camino-quien-viaje-demasiado-aprisa-se-pierde-esencia-del-viaje
msimportantenodelcaminosinocaminoviajedemasiadoaprisasepierdeesenciaviajelo másmás importanteimportante nono esfin deldel caminosino elel caminoquien viajeviaje demasiadodemasiado aprisaaprisa sese pierdepierde lala esenciaesencia deldel viajelo más importantemás importante noimportante no esno es elel fin delfin del caminosino el caminoquien viaje demasiadoviaje demasiado aprisademasiado aprisa seaprisa se pierdese pierde lapierde la esenciala esencia delesencia del viajelo más importante nomás importante no esimportante no es elno es el fines el fin delel fin del caminoquien viaje demasiado aprisaviaje demasiado aprisa sedemasiado aprisa se pierdeaprisa se pierde lase pierde la esenciapierde la esencia della esencia del viajelo más importante no esmás importante no es elimportante no es el finno es el fin deles el fin del caminoquien viaje demasiado aprisa seviaje demasiado aprisa se pierdedemasiado aprisa se pierde laaprisa se pierde la esenciase pierde la esencia delpierde la esencia del viaje

Lo importante no es el fin del camino, sino el camino. Quien viaja demasiado aprisa se pierde la esencia del viaje.Lo importante no es el viaje sino el camino, no viajes demasiado de prisa o perderás la esencia del mismo.Uno nunca debe tomar el camino fácil, sino más bien el camino correcto, no importa cuánto tiempo el viaje.No importa qué camino tomamos, sino más bien lo que nos convertimos en el viaje.El camino del desarrollo es un viaje de descubrimiento que es evidente sólo en retrospectiva, y su rara vez es una línea recta.