Les decimos a nuestros triunfos a la multitud, pero nuestros propios corazones son los únicos confidentes de nuestros dolores.


les-decimos-a-nuestros-triunfos-a-multitud-nuestros-propios-corazones-son-únicos-confidentes-nuestros-dolores
lesdecimosnuestrostriunfosmultitudpropioscorazonessonúnicosconfidentesdoloresles decimosnuestros triunfosla multitudpero nuestrosnuestros propiospropios corazonescorazones sonson loslos únicosúnicos confidentesconfidentes dede nuestrosnuestros doloresdecimos a nuestrosa nuestros triunfostriunfos a laa la multitudpero nuestros propiosnuestros propios corazonespropios corazones soncorazones son losson los únicoslos únicos confidentesúnicos confidentes deconfidentes de nuestrosde nuestros doloresles decimos a nuestrosdecimos a nuestros triunfosnuestros triunfos a latriunfos a la multitudpero nuestros propios corazonesnuestros propios corazones sonpropios corazones son loscorazones son los únicosson los únicos confidenteslos únicos confidentes deúnicos confidentes de nuestrosconfidentes de nuestros doloresles decimos a nuestros triunfosa nuestros triunfos a lanuestros triunfos a la multitudpero nuestros propios corazones sonnuestros propios corazones son lospropios corazones son los únicoscorazones son los únicos confidentesson los únicos confidentes delos únicos confidentes de nuestrosúnicos confidentes de nuestros dolores

Quienes hablan de nuestros triunfos, cualidades y realizaciones son nuestros amigos,; quienes hablan de nuestros fracasos, errores y defectos son nuestros enemigos, así digan lo contrarioNuestros talentos son significantes que nos llevan hacia nuestros caminos únicos. Sigue tu pasión y pronto descubrirá dónde encaja en este mundo.Podemos decir que estamos realmente vivos, solamente en esos momentos en que nuestros corazones son conscientes de nuestros tesorosNuestros corazones tienen nuestros verdaderos sentimientos, nuestras mentes piensan esos sentimientos, nuestros labios hablen esos sentimientos, y nuestros cuerpos exteriores esconden esos sentimientos.Susurro de Dios a nosotros en nuestros placeres, nos habla en nuestra conciencia, pero grita en nuestros dolores, es su megáfono para despertar a un mundo sordo.No podemos formar a nuestros hijos en nuestros propios conceptos que debemos tomar y amarlos como Dios nos los da.