La vida y el espíritu son dos grandes poderes o necesidades entre los que el Ser Humano es puesto.


la-vida-y-espíritu-son-grandes-poderes-o-necesidades-que-ser-humano-puesto
carl jungvidaespíritusongrandespoderesnecesidadesquehumanopuestola vidavida yel espírituespíritu sonson dosdos grandesgrandes poderespoderes oo necesidadesnecesidades entrelos queque elser humanohumano eses puestola vida yvida y ely el espírituel espíritu sonespíritu son dosson dos grandesdos grandes poderesgrandes poderes opoderes o necesidadeso necesidades entrenecesidades entre losentre los quelos que elque el serel ser humanoser humano eshumano es puestola vida y elvida y el espírituy el espíritu sonel espíritu son dosespíritu son dos grandesson dos grandes poderesdos grandes poderes ograndes poderes o necesidadespoderes o necesidades entreo necesidades entre losnecesidades entre los queentre los que ellos que el serque el ser humanoel ser humano esser humano es puestola vida y el espírituvida y el espíritu sony el espíritu son dosel espíritu son dos grandesespíritu son dos grandes poderesson dos grandes poderes odos grandes poderes o necesidadesgrandes poderes o necesidades entrepoderes o necesidades entre loso necesidades entre los quenecesidades entre los que elentre los que el serlos que el ser humanoque el ser humano esel ser humano es puesto

El espíritu que arrastra al Ser Humano fuera de la vida, buscando completarse solo en si mismo es un falso espíritu, aunque es al Ser Humano a quien hay que culpar, ya que él puede elegir si entregarse a éste espíritu o no.El hombre no es de ninguna manera un ser firme y duradero, es más bien un ensayo y una transición, no es otra cosa sino el puente estrecho y peligroso entre la naturaleza y el espíritu. Hacia el espíritu, hacia Dios, lo impulsa la determinación más íntima; hacia la naturaleza en retorno a la madre, lo atrae el más íntimo deseo: entre ambos poderes vacila su vida temblando de miedo.A dos hombres venero yo en este mundo: al labrador sufrido de mano callosa y nervuda, en la que permanecerá para siempre una real e indeleble majestad, puesto que en ella está el cetro de este mundo. Y a aquel que trabaja por las imprescindibles necesidades del espíritu; no por el pan cotidiano, sino por el pan de la verdadera vidaLa democracia es el único sistema que persiste en pedir a los poderes fácticos si son los poderes que debería ser.Por millones de años, la humanidad vivió justo como los animales. Entonces algo pasó que desató el poder de nuestra imaginación. Aprendimos a hablar. Y aprendimos a escuchar. Hablar nos permitió la comunicación de ideas, permitiendo al ser humano empezar a trabajar unidos. Para construir lo imposible. Los más grandes logros del ser humano vienen por hablar. Y los más grandes fracasos por no hablar. ¡No tiene que ser así!... Nuestras grandes esperanzas pueden llegar a ser realidad en el futuro. Con la tecnología a nuestra disposición, las posibilidades son ilimitadas. Todo lo que necesitamos hacer es asegurarnos de seguir hablando.La sabiduría y la penetración son el fruto de la experiencia, no las lecciones de la jubilación y el ocio. Grandes necesidades llaman a cabo grandes virtudes.