La soledad per se, no existe,,nos escondemos de nuestros pensamientos,,nos apartamos de los que queremos,,nos alejamos de la cruda realidad,,y una vez cubierto con el manto de la noche,,al no tener quien nos escuche,,simplemente nos hacemos ver solos,,akinin


la-soledad-per-se-no-existe-escondemos-nuestros-pensamientos-apartamos-que-queremos-alejamos-cruda-realidady-vez-cubierto-manto-nocheal-no
samuel akinin levysoledadpersenoexistenosescondemosnuestrospensamientosnosapartamosquequeremosnosalejamoscrudarealidadyvezcubiertomantonochealescuchesimplementeversolosakininla soledadsoledad perper seescondemos dede nuestrosapartamos delos quealejamos dela crudauna vezvez cubiertocubierto conel mantomanto deno tenerhacemos verla soledad persoledad per seescondemos de nuestrosapartamos de losde los quealejamos de lade la crudauna vez cubiertovez cubierto concubierto con elcon el mantoel manto demanto de lano tener quiennos hacemos ver

El destino travieso y juguetón, nos acerca al borde del precipicio y nos hace ver de cerca el fracaso, cosa que a nuestro entender, no comprendemos y cuando realizamos lo que hicimos con error, una vez que lo hemos concientizado, se apresura y de la mano nos permite que con amor nos acerquemos el éxito. samuel akinin levyNos ocurre que a veces damos las gracias, decimos y nos hacemos solidarios con lo bello de unos ojos, nos encanta de sobremanera su cabello, apreciamos las formas y nos solemos callar para no ser descorteces. desconocemos el sonido de un hablar, mas nos encantan unos labios de los que suponemos salgan melódicas palabras. lo grave es que nos cuesta decir el que esa mujer nos gusta a niveles que suponemos, ya amamos.,,samuel akinin levy¿cuántas veces nos quejamos de la suerte? pareciera que ella de algún modo nos ha olvidado. cuando la verdad verdadera es que no sólo nos ha tocado a las puertas, casi nos la ha derrumbado, sucede, que nos hemos vuelto sordos y además de a ella, la hemos despreciado.,,lo digo, pues si queremos ser justos y sinceros, se nos han dado muchos de los deseos, nos han regalado más que tesoros, alegrías. gozamos de una salud ansiada por otros y con todo y ello, seguimos siendo ciegos. samuel akinin levyNos encontramos con gran pesar, cuando nos vemos solos. el mundo pareciera no tener ya el menor valor. dudas que nos hacen mal, nos invaden. cuando la verdad es otra. estamos vivos y vivimos, podemos mirar desde nuestra ventana, aspirar el aroma de las flores. sentir el amor de una familia. recordar las experiencias bellas vividas y creer en dios para volver a amar. samuel akinin levyDe repente dios nos manda ángeles, para que nos cuiden, para que nos guien, para que nos ayuden; no nos lo manda cuando queremos sino cuando mas lo necesitamos y ellos se convierten en nuestros amigosAcostumbramos a escuchar nuestros pensamientos y sin darnos cuenta seguimos sus huellas. al hacerlo, a veces nos encontramos con el eco de nuestras palabras que nos permiten ver que aún y sin querer somos o hemos estados equivocados. nos acercamos ya no al tono de ellas como sí al texto y de nuevo nos sorprendemos. no podemos dar crédito a lo que nuestro interlocutor nos dice. es entonces que comenzamos a concientizar que el pecado en el hombre no se encuentra en lo que introduce a su boca, como