La religión es una ilusión y que deriva su fuerza del hecho de que caiga en con nuestros deseos instintivos.


la-religión-ilusión-y-que-deriva-fuerza-del-hecho-que-caiga-nuestros-deseos-instintivos
religiónilusiónquederivafuerzadelhechocaiganuestrosdeseosinstintivosla religiónreligión esuna ilusiónilusión yy queque derivaderiva susu fuerzafuerza deldel hechohecho dede queque caigacaiga encon nuestrosnuestros deseosdeseos instintivosla religión esreligión es unaes una ilusiónuna ilusión yilusión y quey que derivaque deriva suderiva su fuerzasu fuerza delfuerza del hechodel hecho dehecho de quede que caigaque caiga encaiga en conen con nuestroscon nuestros deseosnuestros deseos instintivosla religión es unareligión es una ilusiónes una ilusión yuna ilusión y queilusión y que derivay que deriva suque deriva su fuerzaderiva su fuerza delsu fuerza del hechofuerza del hecho dedel hecho de quehecho de que caigade que caiga enque caiga en concaiga en con nuestrosen con nuestros deseoscon nuestros deseos instintivosla religión es una ilusiónreligión es una ilusión yes una ilusión y queuna ilusión y que derivailusión y que deriva suy que deriva su fuerzaque deriva su fuerza delderiva su fuerza del hechosu fuerza del hecho defuerza del hecho de quedel hecho de que caigahecho de que caiga ende que caiga en conque caiga en con nuestroscaiga en con nuestros deseosen con nuestros deseos instintivos

El destino nos concede nuestros deseos, pero a su manera, con el fin de darnos algo más allá de nuestros deseos.La fuerza de una nación se deriva de la integridad del hogar.Nuestros primeros esfuerzos son puramente instintivos, de una imaginación vívida e indisciplinada.Un ser humano es parte del todo que llamamos universo, una parte limitada en el tiempo y en el espacio. Está convencido de que él mismo, sus pensamientos y sus sentimientos, son algo independiente de los demás, una especie de ilusión óptica de su conciencia. Esa ilusión es una cárcel para nosotros, los limita a nuestros deseos personales y a sentir afecto por los pocos que tenemos más cerca. Nuestra tarea tiene que ser liberarnos de esa cárcel, ampliando nuestro círculo de compasión, para abarcar a todos los seres vivos y a toda la naturaleza.Mujer: no busques castigar al macho, si después de haberlo excitado claramente con tus atractivos encantos, no tiene este la educación e inteligencia necesaria para reprimir sus instintivos y naturales deseosUn ser humano es parte de un todo, llamado por nosotros universo, una parte limitada en el tiempo y el espacio. Se experimenta a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos como algo separado del resto... algo así como una ilusión óptica de su conciencia. Esta falsa ilusión es para nosotros como una prisión que nos restringe a nuestros deseos personales y al afecto que profesamos a las pocas personas que nos rodean. Nuestra tarea debe ser el liberarnos de esta cárcel ampliando nuestro círculo de compasión para abarcar a todas las criaturas vivas y a la naturaleza en conjunto en toda su belleza.