La poesía huye, a veces, de los libros para anidar extramuros, en la calle, en el silencio, en los sueños, en la piel, en los escombros, incluso en la basura. donde no suele cobijarse nunca es en el verbo de los subsecretarios, de los comerciantes o de los lechuginos de televisión.


la-poesía-huye-a-veces-libros-anidar-extramuros-calle-silencio-sueños-piel-escombros-basura-no-suele-cobijarse-nunca-verbo
joaquín sabinapoesíahuyeveceslibrosanidarextramuroscallesilenciosueñospielescombrosbasuranosuelecobijarsenuncaverbosubsecretarioscomercianteslechuginostelevisiónla poesíapoesía huyelos libroslibros parapara anidaranidar extramurosla calleel silenciolos sueñosla piellos escombrosla basuradonde nono suelesuele cobijarsecobijarse nuncanunca esel verboverbo delos subsecretarioslos comerciantescomerciantes olos lechuginoslechuginos dede televisiónla poesía huyede los libroslos libros paralibros para anidarpara anidar extramurosen la calleen el silencioen los sueñosen la pielen los escombrosen la basuradonde no sueleno suele cobijarsesuele cobijarse nuncacobijarse nunca esnunca es enen el verboel verbo deverbo de losde los subsecretariosde los comercianteslos comerciantes ocomerciantes o dede los lechuginoslos lechuginos delechuginos de televisión

La poesía huye, a veces, de los libros para anidar extramuros, en la calle, en el silencio, en los sueños, en la piel, en los escombros, incluso en la basura. Donde no suele cobijarse nunca es en el verbo de los subsecretarios, de los comerciantes o de los lechuginos de televisiónLos libros de filosofía desbordan el pensamiento, los de poesía los sentimientos y los de economía la carteraLa conciencia es el caos donde se agitan las quimeras, los apetitos y los intentos, el horno de los sueños, el antro de los pensamientos vergonzosos, el pandemónium de los sofismas y el campo de batalla de las pasiones.Hoy en día los EE.UU. está lejos de ser alimentada por la poesía de lo que era hace cien años, cuando los libros de poemas eran los más vendidos.Los libros son los portadores de la civilización sin historia libros literatura es silencio mudo ciencia paralizado el pensamiento y la especulación en una standwillA veces los sueños se hacen realidad los sueños son los que ni siquiera sabías que tenías