La perfección del que imparte órdenes es ser pacífico; del que combate, carecer de cólera; del que quiere vencer, no luchar; del que se sirve de los hombres, ponerse por debajo de ellos


la-perfección-del-que-imparte-órdenes-pacífico-del-que-combate-carecer-cólera-del-que-quiere-vencer-no-luchar-del-que-se-sirve-hombres
lao-tséperfeccióndelqueimparteórdenespacíficocombatecarecercóleraquierevencernolucharsesirvehombresponersedebajola perfecciónperfección deldel queque imparteimparte órdenesórdenes esser pacíficodel queque combatecarecer dede cóleradel queque quierequiere vencerno luchardel queque sese sirvesirve delos hombresponerse pordebajo dela perfección delperfección del quedel que imparteque imparte órdenesimparte órdenes esórdenes es seres ser pacíficodel que combatecarecer de cóleradel que quiereque quiere vencerdel que seque se sirvese sirve desirve de losde los hombresponerse por debajopor debajo dedebajo de ellos

Aquí los caminos de los hombres parte: si desea luchar por la paz del alma y del placer, entonces creer; si desea ser un devoto de la verdad, y luego indagarLa mujer fue hecha de la costilla del hombre,no de los pies para ser pisoteada,debajo del brazo para ser protegida y justo a lado del corazón para ser amada.Europa, lo que nos dio la idea del matrimonio entre personas del mismo sexo, es una sociedad moribunda, con tasas de natalidad de 50 por ciento por debajo del reemplazo.La mujer salió de la costilla del hombre, no de los pies para ser pisoteada, ni de la cabeza para ser superior, si no de al lado para ser igual, debajo del brazo para ser protegida y al lado del corazon para ser amada.Cuando se es niño, los ruidos que asustan surgen de debajo de la cama, y cuando se es adulto, de debajo de la tapa del motor del coche.Todo lo que Dios quiere del hombre es un corazón pacífico.