La libertad de pensar, y de mal pensar y de pensar poco, la libertad de elegir yo misma mi vida, de elegirme a mí misma.


la-libertad-pensar-y-mal-pensar-y-pensar-poco-libertad-elegir-misma-mi-vida-elegirme-a-mí-misma
françoise saganlibertadpensarmalpensarpocoelegirmismamividaelegirmemismala libertadlibertad dede pensarde malmal pensarpensar yde pensarpensar pocola libertadlibertad dede elegirmisma mimi vidade elegirmemí mismala libertad delibertad de pensary de malde mal pensarmal pensar ypensar y dey de pensarde pensar pocola libertad delibertad de elegirelegir yo mismayo misma mimisma mi vidaelegirme a mía mí mismala libertad de pensary de mal pensarde mal pensar ymal pensar y depensar y de pensary de pensar pocola libertad de elegirlibertad de elegir yode elegir yo mismaelegir yo misma miyo misma mi vidade elegirme a míelegirme a mí mismay de mal pensar yde mal pensar y demal pensar y de pensarpensar y de pensar pocola libertad de elegir yolibertad de elegir yo mismade elegir yo misma mielegir yo misma mi vidade elegirme a mí misma

El cambio real no se encuentra en una nueva forma de pensar en sí mismo, sino en la libertad de la necesidad de pensar en ti en absoluto.La libertad de expresión y libertad de acción no tienen sentido sin libertad de pensar. Y no hay libertad de pensamiento, sin lugar a dudas.Piense a la izquierda y la derecha pensar y pensar y pensar bajo alta oh las cosas que usted puede pensar en si sólo se intentaNos estamos muriendo por pensar demasiado. Nos estamos matando lentamente a nosotros mismos al pensar en todo. Pensar. Pensar. Pensar. Nunca se puede confiar en la mente humana de todos modos. Es una trampa mortal.La libertad de amar no es menos sagrada que la libertad de pensar. Lo que hoy se llama adulterio, antaño se llamó herejía.La libertad de amar no es menos sagrada que la libertad de pensar,  lo que hoy se llama adulterio, antaño se llamo herejía