La libertad de buscar y decir la verdad es un elemento esencial de la comunicación humana, no sólo en relación con los hechos y la información, sino también y especialmente sobre la naturaleza y destino de la persona humana, respecto a la sociedad y el bien común, respecto a nuestra relación con Dios.


la-libertad-buscar-y-decir-elemento-esencial-comunicación-humana-no-só-relación-hechos-y-información-sino-y-especialmente-naturaleza
juan pablo iilibertadbuscardecirelementoesencialcomunicaciónhumananosólorelaciónhechosinformaciónsinoespecialmentenaturalezadestinopersonarespectosociedadcomúnnuestradiosla libertadlibertad dede buscarbuscar yy decirdecir laun elementoelemento esencialesencial dela comunicacióncomunicación humanano sólosólo enen relaciónrelación conlos hechoshechos yla informaciónsino tambiéntambién yy especialmenteespecialmente sobrela naturalezanaturaleza yy destinodestino dela personapersona humanala sociedadsociedad ybien comúnnuestra relaciónrelación concon diosla libertad delibertad de buscarde buscar ybuscar y deciry decir ladecir la verdades un elementoun elemento esencialelemento esencial deesencial de lade la comunicaciónla comunicación humanano sólo ensólo en relaciónen relación conrelación con loscon los hechoslos hechos yhechos y lay la informaciónsino también ytambién y especialmentey especialmente sobreespecialmente sobre lasobre la naturalezala naturaleza ynaturaleza y destinoy destino dedestino de lade la personala persona humanarespecto a laa la sociedadla sociedad ysociedad y elel bien comúnrespecto a nuestraa nuestra relaciónnuestra relación conrelación con dios

La libertad de buscar y decir la verdad es un elemento esencial de la comunicación humana, no sólo en relación con los hechos y la información, sino también y especialmente sobre la naturaleza y destino de la persona humana, respecto a la sociedad y el bien común, respecto a nuestra relación con DiosLa identidad personal también hace vibrar todo el tejido de nuestra relación con los demás. Uno no se equivoca sobre sí mismo sin engañarse respecto a los otros y sobre las relaciones que tenemos con ellos.Dispuesto o prefiriendo es el mismo con respecto al bien y el mal, que es juzgar con respecto a la verdad o falsedad.Las creencias sobre la reencarnación tienen un gran impacto ético de la vida humana y nuestra relación con el mundo.De la conquista podemos decir que no se ha producido jamás por la fuerza y la imposición brutal, pues no dura una conquista de esta naturaleza. La conquista, lo mismo que el poder de imposición, ha de aportar, cosa esencial en toda sociedad humana, algún beneficio consigo, o bien los hombres con toda su fuerza la rechazaránSolamente la libertad que se somete a la Verdad conduce a la persona humana a su verdadero bien. El bien de la persona consiste en estar en la Verdad y en realizar la Verdad