La fe es el sentido de la vida, ese sentido, en virtud de la cual el hombre no destruye a sí mismo, pero sigue viviendo. Es la fuerza mediante el cual vivimos.


la-fe-sentido-vida-ese-sentido-virtud-hombre-no-destruye-a-sí-mismo-sigue-viviendo-es-fuerza-mediante-vivimos
fesentidovidaesesentidovirtudhombrenodestruyemismosigueviviendofuerzamediantevivimosla fefe esel sentidosentido dela vidaese sentidoen virtudvirtud deel hombrehombre nono destruyesí mismopero siguesigue viviendola fuerzafuerza mediantemediante elcual vivimosla fe esfe es eles el sentidoel sentido desentido de lade la vidaen virtud devirtud de lacual el hombreel hombre nohombre no destruyedestruye a sía sí mismopero sigue viviendoes la fuerzala fuerza mediantefuerza mediante elmediante el cualel cual vivimos

El sentido común me vuelve práctico y razonable; lo cual no siempre conviene a mi libertad, gobernada por ese obstinado sentido propio con el que desentraño y aliento mi vida.Gracias a vos encendí ese fuego que da luz a mi eternidad, me senti tan libre culpador culpando al culpable,,,mi alma habia vuelto a ser sentimiento, ,,desde ese momento y cada vez que recuerdo todo aquello que vivimos y seguimos viviendo dia tras dia,,,realmente puedo afirmar, que cuando la muerte este tan segura de vencerme, habrá otra alma, que es mi razón, mi fuerza, tu alma..,,tal es asi que solo el echo de encontarte le da sentido a mi vidaEn última instancia, el hombre no debe preguntar cuál es el sentido de su vida, sino que debe reconocer que [es] el que se le pide.Hay dos clases de locura: la vivida en soledad, la cual nos produce sufrimiento, y la colectivamente compartida, la cual nos da un sentido de pertenencia y nos evita tomar conciencia de la primeraTodo hombre que conozco es superior a mí en algún sentido. En ese sentido, aprendo de élTodo lo que carece de sentido personal es enemigo de la vida. Si falta un sentido personal entonces sucede una de dos: o bien la vida debe plegarse y se pliega a una ley que no es la suya, lo cual produce el sentimiento de la esclavitud, o bien la vida carece absolutamente de contenido y el sentimiento de vacío que de ello resulta es lo que llamamos el hastío.