La distancia no es lo que nos hace sufrir, que le falta a alguien que siempre está en su mente que realmente te hace sufrir.


la-distancia-no-que-sufrir-que-le-falta-a-alguien-que-siempre-está-mente-que-realmente-te-sufrir
anurag prakash raydistancianoquesufrirlefaltaalguiensiempreestmenterealmentetesufrirla distanciadistancia nono eslo queque noshace sufrirque lele faltaalguien queque siempresiempre estáestá ensu mentemente queque realmenterealmente tete hacehace sufrirla distancia nodistancia no esno es loes lo quelo que nosque nos hacenos hace sufrirque le faltafalta a alguiena alguien quealguien que siempreque siempre estásiempre está enestá en suen su mentesu mente quemente que realmenteque realmente terealmente te hacete hace sufrirla distancia no esdistancia no es lono es lo quees lo que noslo que nos haceque nos hace sufrirle falta a alguienfalta a alguien quea alguien que siemprealguien que siempre estáque siempre está ensiempre está en suestá en su menteen su mente quesu mente que realmentemente que realmente teque realmente te hacerealmente te hace sufrirla distancia no es lodistancia no es lo queno es lo que noses lo que nos hacelo que nos hace sufrirque le falta a alguienle falta a alguien quefalta a alguien que siemprea alguien que siempre estáalguien que siempre está enque siempre está en susiempre está en su menteestá en su mente queen su mente que realmentesu mente que realmente temente que realmente te haceque realmente te hace sufrir

Lo que nos hace sufrir nunca es una tontería, puesto que nos hace sufrir.Dios, que muestras nuestras lágrimas a nuestro conocimiento, y que, en su inmutable serenidad, nos parece que no nos tiene en cuenta, ha puesto él mismo en nosotros esta facultad de sufrir para enseñarnos a no querer hacer sufrir a otrosSufrir llorando es humano; sufrir callando es heroico; sufrir sonriendo es glorioso.El verdadero dolor, el que nos hace sufrir profundamente, hace a veces serio y constante hasta al hombre irreflexivo; incluso los pobres de espíritu se vuelven más inteligentes después de un gran dolorEl verdadero dolor, el que nos hace sufrir profundamente, hace a veces serio y constante hasta al hombre irreflexivo; incluso los pobres de espíritu se vuelven más inteligentes después de un gran dolor.Hace falta más valor para sufrir que para morir.