La curiosidad que pregunta, oye lo que se propone saber; la curiosidad que escucha, llega a saber muchas veces más de lo que se propuso oír.


la-curiosidad-que-pregunta-oye-que-se-propone-curiosidad-que-escucha-llega-a-muchas-veces-más-que-se-propuso-oír
severo catalina y del amocuriosidadquepreguntaoyeseproponeescuchallegamuchasvecesmspropusooírla curiosidadcuriosidad queque preguntaoye lolo queque sese proponepropone saberla curiosidadcuriosidad queque escuchasaber muchasmuchas vecesveces másmás delo queque sese propusopropuso oírla curiosidad quecuriosidad que preguntaoye lo quelo que seque se proponese propone saberla curiosidad quecuriosidad que escuchallega a sabera saber muchassaber muchas vecesmuchas veces másveces más demás de lode lo quelo que seque se propusose propuso oírla curiosidad que preguntaoye lo que selo que se proponeque se propone saberla curiosidad que escuchallega a saber muchasa saber muchas vecessaber muchas veces másmuchas veces más deveces más de lomás de lo quede lo que selo que se propusoque se propuso oíroye lo que se proponelo que se propone saberllega a saber muchas vecesa saber muchas veces mássaber muchas veces más demuchas veces más de loveces más de lo quemás de lo que sede lo que se propusolo que se propuso oír

Contigo conocí el fin del mundo, pero ahora tengo curiosidad por saber que hay más alla.La curiosidad mató al gato, porque quería saber si realmente tenía 9 vidas.La principal enfermedad del hombre es la curiosidad inquieta de las cosas que no puede saber.El público tiene una curiosidad insaciable de saber todo, excepto lo que vale la pena conocerLa curiosidad no es un pecado. Pero debemos tener cuidado con nuestra curiosidad sí, en efecto.Una de las principales enfermedades del hombre es su inquieta curiosidad por conocer lo que no puede llegar a saber