La ética no es definible, no es implementable, porque no es consciente; que implica no sólo nuestro pensamiento, sino también nuestro sentimiento.


la-ética-no-definible-no-implementable-no-consciente-que-implica-no-só-nuestro-pensamiento-sino-nuestro-sentimiento
valdemar setzer wéticanodefinibleimplementableconscientequeimplicasólonuestropensamientosinosentimientola éticaética nono eses definibleno eses implementableporque nono eses conscienteque implicaimplica nono sólosólo nuestronuestro pensamientosino tambiéntambién nuestronuestro sentimientola ética noética no esno es definibleno es implementableporque no esno es conscienteque implica noimplica no sólono sólo nuestrosólo nuestro pensamientosino también nuestrotambién nuestro sentimientola ética no esética no es definibleporque no es conscienteque implica no sóloimplica no sólo nuestrono sólo nuestro pensamientosino también nuestro sentimientola ética no es definibleque implica no sólo nuestroimplica no sólo nuestro pensamiento

Sin embargo, la causa por la que luchamos fue mayor nuestro pensamiento más amplio... Ese pensamiento era nuestro poder.Solo somos números, nuestro nombre nunca cuenta: nuestra tarjeta de identidad nos identifica con un número, y nuestro pase de conducción también; en el banco somos el número de la cuenta o del crédito que adeudamos; en la universidad o el trabajo el número del código que nos asignaron al ingresar ; en el estadio o el concierto el número de nuestro boleto; en las clínicas o la seguridad el número de nuestro carnet; solo entre nuestros amigos o en el hogar nos conocen por nuestro verdadero nombre.La paz no es solamente nuestro objetivo final, sino también la única manera en la que lograremos nuestro objetivo.Una dieta vegetariana nos proporciona energía pacífica y amorosa, y no sólo a nuestro cuerpo; sino, sobre todo, a nuestro espíritu.Los norteamericanos no entienden... que nuestro país no es sólo Cuba; nuestro país es también la humanidad.Podemos buscar a Dios por nuestro intelecto, sino que sólo lo podemos encontrar con nuestro corazón.