Hemos de proceder de tal manera que no nos sonrojemos ante nosotros mismos


hemos-proceder-tal-manera-que-no-sonrojemos-mismos
baltasar graciánhemosprocedertalmaneraquenosonrojemosmismoshemos dede procederproceder dede taltal maneramanera queque nono nosnos sonrojemossonrojemos antenosotros mismoshemos de procederde proceder deproceder de talde tal maneratal manera quemanera que noque no nosno nos sonrojemosnos sonrojemos antesonrojemos ante nosotrosante nosotros mismoshemos de proceder dede proceder de talproceder de tal manerade tal manera quetal manera que nomanera que no nosque no nos sonrojemosno nos sonrojemos antenos sonrojemos ante nosotrossonrojemos ante nosotros mismoshemos de proceder de talde proceder de tal maneraproceder de tal manera quede tal manera que notal manera que no nosmanera que no nos sonrojemosque no nos sonrojemos anteno nos sonrojemos ante nosotrosnos sonrojemos ante nosotros mismos

Hemos de proceder de tal manera que no nos sonrojemos ante nosotros mismos.Hemos llegado sin darnos cuenta a pensar o creer que a alguien le pertenecemos o que la otra persona por ende nos pertenece. y es que por la manera en que hemos sido educados, nuestros padres sembraron en nosotros un gran sentido de pertenencia. ahora bien, al despertar de esta utopía nos encontramos que lo único verdaderamente nuestro, somos nosotros mismos. al dar cabida a esta realidad permitimos y nos permiten ser libres. libres para poder escoger a una amiga, una amante, una compañera o todSomos ese ser. Los dos nos hemos perdido a nosotros mismos y hemos creado otra cosa, algo que sólo existe como la unión entre los dos. Dios mío, estamos enamorados. De la manera más profunda que es posible enamorarse.También hoy, ante tantos cúmulos de cielo gris, hemos de ver la luz de la esperanza y dar nosotros mismos esperanza.Nos juzgamos a nosotros mismos por lo que no nos sentimos capaces de hacer, mientras que los demás nos juzgan por lo que hemos hechoA veces eran tan ocupado esperando a que alguien nos quiera que nos hemos olvidado de la persona que necesitamos para amar en primer lugar, a nosotros mismos.