Hay fantasías a las que cuesta renunciar


hay-fantasías-a-que-cuesta-renunciar
hayfantasíasquecuestarenunciarhay fantasíaslas queque cuestacuesta renunciarfantasías a lasa las quelas que cuestaque cuesta renunciarhay fantasías a lasfantasías a las quea las que cuestalas que cuesta renunciarhay fantasías a las quefantasías a las que cuestaa las que cuesta renunciar

Si sus fantasías sexuales eran realmente de interés para los demás, que ya no serían fantasíasCuesta mucho ir cuesta arriba y cuando llegas a lo más alto viene la bajada, entonces lo que cuesta mucho es no caerse.Amar es cuesta arriba, olvidar es cuesta abajo, yo prefiero cuesta arriba aunque me cueste más trabajo.Los deseos son para las fantasías; fantasías son para soñar; los sueños son para vivir!Si tenemos que renunciar a ya sea la religión o la educación, hay que renunciar a la educación.Que poco cuesta construir castillos en el aire y cuanto cuesta destruirlos