Hay cuatro cosas que apoyan el mundo: el aprendizaje de los sabios, la justicia de los grandes, las oraciones de los buenos, y el valor de los valientes


hay-cuatro-cosas-que-apoyan-mundo-aprendizaje-sabios-justicia-grandes-oraciones-buenos-y-valientes
muhammadhaycuatrocosasqueapoyanmundoaprendizajesabiosjusticiagrandesoracionesbuenosvalienteshay cuatrocuatro cosascosas queque apoyanapoyan elel mundoel aprendizajeaprendizaje delos sabiosla justiciajusticia delos grandesoraciones delos buenoslos valienteshay cuatro cosascuatro cosas quecosas que apoyanque apoyan elapoyan el mundoel aprendizaje deaprendizaje de losde los sabiosla justicia dejusticia de losde los grandeslas oraciones deoraciones de losde los buenosde los valientes

El amor […], Él es el que aproxima a los hombres, y los impide ser extraños los unos a los otros; principio y lazo de toda sociedad, de toda reunión amistosa, preside a las fiestas, a los coros y a los sacrificios. Llena de dulzura y aleja la rudeza; excita la benevolencia e impide el odio. Propicio a los buenos, admirado por los sabios, agradable a los dioses, objeto de emulación para los que no lo conocen aún, tesoro precioso para los que lo poseen, padre del lujo, de las delicias, del placer, de los dulces encantos, de los deseos tiernos, de las pasiones; vigila a los buenos y desprecia a los malos.El pueblo es una masa muy heterogénea y confusa de los ricos y los pobres, los sabios y los ignorantes, los buenos y los malosLas ideas deben trabajar a través de los cerebros y brazos de los hombres buenos y valientes, o que no son mejores que los sueñosHay cuatro tipos de personas en el mundo: los amantes, los ambiciosos, los observadores y los tontos. Éstos son los más felicesMuchas son las cátedras universitarias, pero escasos los maestros sabios y nobles. Muchas y grandes son las aulas, más no abundan los jóvenes con verdadera sed de verdad y justicia.Muchas veces se conoce a los valientes más en las cosas pequeñas que en las cosas grandes.