felicidad-no-puerto-al-hay-que-llegar-sino-barco-hay-que-navegar
roberto baezfelicidadnopuertoalhayquellegarsinobarconavegarla felicidadfelicidad nono esun puertopuerto alal cualcual hayhay queque llegarsino unun barcobarco encual hayhay queque navegarla felicidadla felicidad nofelicidad no esno es unes un puertoun puerto alpuerto al cualal cual haycual hay quehay que llegarsino un barcoun barco enbarco en elel cual haycual hay quehay que navegarla felicidad nola felicidad no esfelicidad no es unno es un puertoes un puerto alun puerto al cualpuerto al cual hayal cual hay quecual hay que llegarsino un barco enun barco en elbarco en el cualen el cual hayel cual hay quecual hay que navegarla felicidad no esla felicidad no es unfelicidad no es un puertono es un puerto ales un puerto al cualun puerto al cual haypuerto al cual hay queal cual hay que llegarsino un barco en elun barco en el cualbarco en el cual hayen el cual hay queel cual hay que navegar

La felicidad no es un puerto al que se navega, sino una manera de navegar...Soy capitan de un barco fantasma llamado libertad,,,soy dueño de mi tiempo que malgasto en navegar,,,sin reloj ni calendarios que me puedan marcar,,,el tiempo que tardo en ver una isla y llegar,,,poco tiempo me quedo enseguida suelo zarpar,,,pues mi barco fantasma sin navegar puede estar,Un barco en el puerto es seguro, pero eso no es lo que han construido los barcos. Navegar mar adentro y hacer cosas nuevas.Hay dos clases de locura: la vivida en soledad, la cual nos produce sufrimiento, y la colectivamente compartida, la cual nos da un sentido de pertenencia y nos evita tomar conciencia de la primeraQuisiera tener un barco pirata para navegar por el mar rojo de tus labios y así llegar al tesoro de tu corazón.Pretender casarse con un separado, un divorciado y creer que con el se llevará un excelente matrimonio, es como pretender sacar del mar un barco naufragado y creer que se puede navegar en él hasta el puerto mas cercado