Es seguro que muchos de esos presuntos desgraciados son en realidad felices, pero no se dan cuenta, no lo admiten, porque ellos creen que están muy lejos del máximo bienestar


es-seguro-que-esos-presuntos-desgraciados-son-realidad-felices-no-se-dan-cuenta-no-admiten-creen-que-están-lejos-del-máximo-bienestar
mario benedettiseguroqueesospresuntosdesgraciadossonrealidadfelicesnosedancuentaadmitencreenestnlejosdelmximobienestares seguroseguro queque muchosde esosesos presuntospresuntos desgraciadosdesgraciados sonson enen realidadrealidad felicespero nono sese dandan cuentano lolo admitenellos creencreen queque estánestán muymuy lejoslejos deldel máximomáximo bienestares seguro queseguro que muchosque muchos demuchos de esosde esos presuntosesos presuntos desgraciadospresuntos desgraciados sondesgraciados son enson en realidaden realidad felicespero no seno se danse dan cuentano lo admitenporque ellos creenellos creen quecreen que estánque están muyestán muy lejosmuy lejos dellejos del máximodel máximo bienestar

¿No se preguntan cuántas personas se dan cuenta? Pero no se dan cuenta de ellos.. porque está demasiado ocupado notar que alguien que nunca se dará cuenta de que?Los ricos no son felices. Creen durante toda su vida que lo son, pero en realidad no lo son, créeme.Bebed porque sois felices, pero nunca porque seáis desgraciadosEs corriente en nuestros tiempos, como lo ha sido en otros muchos períodos de la historia del mundo, suponer que los más sabios de entre nosotros han visto a través de todos los entusiasmos de épocas anteriores y se han dado cuenta de que no queda nada por lo que valga la pena vivir. Los que sostienen esta opinión son verdaderamente desgraciados, pero están orgullosos de su desdicha, que atribuyen a la naturaleza misma del universo, y consideran que es la única actitud racional para una persona ilustrada.Si nos bastase con ser felices, pronto lo conseguiríamos; pero queremos ser más felices que los demás, y ello es muy difícil, tanto más cuanto que consideramos a aquéllos mucho más felices de lo que en realidad son.Si nos bastase ser felices, la cosa sería facilísima; pero nosotros queremos ser más felices que los demás, y esto es casi siempre imposible, porque creemos que los demás son bastante más felices de lo que son en realidad