Es natural que el ánimo de creer y por la voluntad de amar; de manera que, a falta de objetos verdaderos, deben fijarse a falso.


es-natural-que-ánimo-creer-y-voluntad-amar-manera-que-a-falta-objetos-verdaderos-deben-fijarse-a-falso
blaise pascalnaturalquenimocreervoluntadamarmaneraquefaltaobjetosverdaderosdebenfijarsefalsoes naturalnatural queque elel ánimoánimo dede creercreer yla voluntadvoluntad dede amarde maneramanera quefalta dede objetosobjetos verdaderosdeben fijarsees natural quenatural que elque el ánimoel ánimo deánimo de creerde creer ycreer y porpor la voluntadla voluntad devoluntad de amarde manera quea falta defalta de objetosde objetos verdaderosfijarse a falsoes natural que elnatural que el ánimoque el ánimo deel ánimo de creeránimo de creer yde creer y porcreer y por lay por la voluntadpor la voluntad dela voluntad de amara falta de objetosfalta de objetos verdaderosdeben fijarse a falsoes natural que el ánimonatural que el ánimo deque el ánimo de creerel ánimo de creer yánimo de creer y porde creer y por lacreer y por la voluntady por la voluntad depor la voluntad de amara falta de objetos verdaderos

El espíritu cree naturalmente y la voluntad naturalmente ama; de modo que, a falta de objetos verdaderos, es preciso apegarse a los falsosEl espíritu cree naturalmente y la voluntad naturalmente ama; de modo que, a falta de objetos verdaderos, es preciso apegarse a los falsos.Cuando nos ponemos enfermos de manera natural y tenemos que ir a uno de esos hospitales, podemos decir que hemos tenido suerte, según mi abuelo. Sin embargo, seguía, no sabemos si hemos entrado realmente en el hospital de una manera natural o no. Puede ser que sólo creamos haber entrado de manera natural, incluso de la más natural, cuando, sin embargo, sólo hemos entrado de manera artificial, posiblemente de la más artificial.Cada ciencia, como decía Aristóteles, «recorta» o acota para sí un campo de objetos, aplicándose a estudiar las leyes que describen y explican el comportamiento de éstos, reconstruyendo racionalmente ese campo. Puesto que cada disciplina estudia una especie de objetos, es natural que lo haga en un lenguaje específico. Nada tiene de extraño que cada ciencia, aun compartiendo con otras ciencias muchos rasgos, presente rasgos peculiares, que se reflejan en el peculiar lenguaje que utiliza. Cada ciencia se hace (o incluso se puede decir que consiste en) su propio lenguaje, tanto más alejado del lenguaje cotidiano, tanto más «técnico», cuanto más lejana, cuanto menos urgente, «natural» o inmediata aparezca al pensamiento vulgar la necesidad de plantearse los problemas relativos al campo de objetos que constituye el tema de esa ciencia.Las cosas más importantes son siempre las más difíciles de contar. Al formular de manera verbal algo que mentalmente nos parecía ilimitado, lo reducimos a tamaño natural. Todo aquello que consideramos más importante está siempre demasiado cerca de nuestros sentimientos y deseos más recónditos. Y a veces hacemos revelaciones de este tipo y nos encontramos con la mirada extrañada de gente que no entiende nada en absoluto lo que hemos contado, ni por qué nos puede parecer tan importante. Creo que eso es precisamente lo peor, que el secreto lo siga siendo, no por falta de un narrador, sino por falta de un oyente comprensivo.Los verdaderos líderes deben estar dispuestos a sacrificarlo todo por la libertad de su pueblo.